23 de febrero de 2010 11:58 AM
Imprimir

Avanza pedido para que se venda poca soja

Aunque desestimen que se trate de una presión, la dirigencia rural admite que por estas horas se generalizó "un pedido de productores" entre entidades para que los productores de soja limiten al máximo las ventas de la oleaginosa, en solidaridad con el resto de las actividades agropecuarias que atraviesan momentos críticos, como la ganadería, el trigo o el girasol.

En ese marco, la mesa directiva de la combativa Carbap analizará hoy las iniciativas surgidas de la asamblea de productores del fin de semana en Necochea. Como anticipó ayer El Cronista, tras ese encuentro se propuso solicitar a los sojeros que no vendieran el poroto más allá de lo estrictamente necesario. El propósito es doble: apuntalar las protestas del resto de las actividades por la falta de incentivos oficiales y, a la vez, evitar que los dólares del agro ayuden a sostener la política económica de la administración de Cristina Fernández.

La solicitud de los trigueros a sus pares sojeros comenzó en un boca a boca en las distintas zonas agropecuarias, y el sábado se planteó en Necochea para que la dirigencia del ruralismo pampeano la analizara y elevara a la mesa de enlace nacional.

En realidad, la retención de soja no es nueva. En medio del conflicto por las retenciones móviles, en 2008, los sojeros apelaron a las silobolsas para resguardar su producción cuando el Estado se quedaba con el 45% vía retenciones.

En los últimos tiempos, en tanto, las ventas diarias de soja están lejos de las cifras de otros años. Es que los productores esperan mejores precios para comprometerse a entregar su mercadería, tanto la disponible ($ 940 por tonelada ayer en Rosario) como a término, que cerró ayer a u$s 222 a u$s 224 por cada mil kilogramos, un repunte de casi 2% respecto del cierre previo, pero que en Rosario generó operaciones por solo 3000 toneladas.

Ese panorama se complementa con una exportación e industria en calma, dado que se espera que desde mayo esté disponible una cosecha récord de más de 52 millones de toneladas.

No obstante, los mejores precios ofrecidos para los futuros a mayo se debieron a una cobertura ante los pronósticos de que las abundantes lluvias deriven en plagas que diezmen la producción final.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *