23 de febrero de 2010 13:39 PM
Imprimir

Bayer presentó nuevos productos en su campo de innovación de Chacabuco

Con la presencia de productores y técnicos llegados desde una amplia región de la pampa húmeda, el miércoles último se desarrolló una jornada organizada por Bayer en el campo de innovación tecnológica (CIT) que esa compañía tiene en el km 193,8 de la ruta nacional 7.

La reunión fue dividida en tres módulos, el primero de los cuales estuvo dedicado a observar ensayo de manejos de herbicidas pre y posmergentes en maíz, así como también los resultados de fungicidas aplicados para el control de enfermedades foliares.
El segundo módulo estuvo referido a la aplicación de herbicidas, insecticidas y fungicidas en ensayos de soja. Finalmente, en un tercer segmento de la reunión se abordaron cuestiones relacionadas con la seguridad en el manejo de productos durante el proceso de siembra.

Las charlas desarrolladas al pie de los lotes estuvieron a cargo de cinco ingenieros de Bayer: Matías Pastore, Sergio Cepeda, Luciano Lecumberri, Rubén Meoni y Pablo Fernández Poeta.

Pastore, que está a cargo de la coordinación del CIT, comentó a redagroactiva.com que el campo de innovación de Chacabuco fue puesto en marcha en agosto de 2007 con el objetivo de “trabajar desde una fase más temprana con nuevos proyectos de productos, tanto herbicidas, como insecticidas y fungicidas que estarán en los próximos años en el mercado”.

“A raíz de la buena experiencia de tener un lugar así para mostrar las tecnologías, se creó una red, a la que denominados Red CIT, que incluye trece campos desde Balcarce a Salta”, completó.

Pastore señaló que lo sucedido en la actual campaña y sus contrastes ambientales -pues se pasó de la sequía a un período de gran humedad- ha sido muy interesante para “evaluar los productos” ante diversidad de situaciones. “Lo que observamos este año, a raíz de las lluvias, es que hubo más presión de enfermedades, por lo que no bastó con dos aplicaciones en soja para controlar las malezas. Pero en insecticidas y fungicidas la situación no fue tan atípica”, comentó.

En el CIT de Chacabuco la mayoría de los ensayos están enfocados a maíz, trigo y soja. De todos modos, también se han hecho otros cultivos no tan típicos en esta zona, como arroz, maní, papa y colza. El ingeniero de Bayer afirmó que estas pruebas han demostrado que la colza puede ser “una muy buena alternativa”.

“Yo creo que cuando se terminen de ajustar no tanto las cuestiones técnicas sino las comerciales, el cultivo va a crecer. Además, esto va a crecer asociado a políticas de biocombustibles”, finalizó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *