26 de febrero de 2010 09:01 AM
Imprimir

Las listas de Moreno operan como una base de datos de disponibilidad de stocks

Gracias al instrumento creado por el secretario de Comercio Interior, la industria harinera podrá abastecerse del cereal durante el transcurso del presente año sin mayores complicaciones operativas.

El sistema de listas de productores de trigo creado en enero pasado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, permite a la industria molinera disponer del cereal cuando mejor lo disponga.

Los listados con información aportada voluntariamente por empresarios trigueros y acopiadores bonaerenses para poder vender su cereal (algo insólito en la historia económica argentina) están operando en la práctica como una base de datos de disponibilidad de stocks de trigo que es empleada por los molinos para recibir mercadería en el momento que consideren necesario.   

De esta manera, la industria podrá abastecerse del cereal durante el transcurso del presente año sin mayores complicaciones (y esto tanto para abastecer al mercado interno como al externo; es decir, también opera para abastecer a la "mesa de los brasileños").

La mayor parte de los productores trigueros de la provincia de Buenos Aires continúan sin poder comercializar su cereal de manera fluida a pesar del último acuerdo firmado el pasado 15 de enero entre el gobierno nacional y dirigentes de Carbap y Coninagro. (sólo pueden colocar mercadería a cambio de canjes con insumos).

A pesar de la situación, algunos productores consideran que, en las actuales circunstancias, la única alternativa para poder vender el trigo es a través de las listas de Moreno. No son pocos los que aseguran que no volverán a cometer el mismo error en el ciclo 2010/11.

El hecho de integrar una lista además obliga a los productores a entregar la mercadería solicitada en un destino específico (que puede estar a cientos de kilómetros del origen del cereal) y a un precio determinado no negociable (FAS teórico menos descuentos varios, entre los que se incluye el "flete fantasma").

A fines de enero pasado autoridades de la Federación de Centros de Acopiadores de Cereales enviaron al subsecretario de Agricultura Oscar Solís listados de productores trigueros que calificaban dentro de la categoría de “pequeño o mediano” productor y que por ende podían pasar a vender su cereal al precio FAS teórico oficial (según lo establecido en sendos “acuerdos trigueros”).

Eso se hizo con el compromiso por parte del funcionario de mantener en reserva los datos de los productores que fueron enviados al Ministerio de Agricultura. Pero esa premisa, según comentaron los acopiadores, fue violada porque la lista cayó en manos del secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno, quien se la entregó a las compañías exportadoras.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *