27 de febrero de 2010 06:46 AM
Imprimir

Mancha ojo de rana, el principal enemigo de la soja

Este hongo apareció en cultivos de varios distritos de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires; se estiman pérdidas de 15/20 kilogramos por hectárea

Durante recorridas efectuadas por Monte Buey, Marcos Juárez, Bengolea, Los Cardos, El Trébol, Las Petacas, Piamonte, Ferré, Salto, San Antonio de Areco, Rancagua, Pergamino, se ha comenzado a observar la verdadera dimensión de la importancia de la Mancha Ojo de Rana (MOR) en los cultivos de soja en la Argentina. Mientras muchos quedan impresionados por la magnitud de los daños (estimaciones de daño de hasta 1500-2000 kilogramos por hectárea), otros (aquellos que no han tratado sus cultivos o han llegado tarde) aún no han percibido que actualmente la principal enfermedad de la soja en nuestro país es este hongo llamado MOR. En tanto se anuncian los primeros focos de roya asiática con baja intensidad, como nos tiene acostumbrado, la MOR va conquistando plantas, vainas, semillas y rastrojo alcanzando la máxima extensión geográfica posible, convirtiéndose probablemente la principal preocupación de los productores y asesores. Replanteo de estrategias A decir verdad la MOR hasta "gambeteó" las estimaciones que realizaron las empresas en sus ventas por lo que debieron replantearse estrategias sobre la marcha. Claro, es que nuestro país se convirtió en uno de los pocos (probablemente el único) del mundo con ataques severos desde estados vegetativos que obligó a tomar medidas de control inesperadas, incluso antes de los estados reproductivos. Mientras tanto, otros asesores están movilizados y sorprendidos porque la enfermedad ya llegó súbitamente a de General Villegas, América, Daireaux, Pehuajó, y hasta localidades de Entre Ríos y hoy estamos juntos diseñando nuevas medidas químicas, incluso de una infrecuente segunda aplicación de fungicidas en soja, procurando asegurar el retorno económico y el control eficiente de la MOR y las enfermedades de fin de ciclo. En mis 22 años de fitopatólogo nunca he visto en nuestro país una enfermedad que haya conquistado tan sorpresivamente tanta geografía y con tanta intensidad como la MOR. Variedades muy susceptibles muestran en algunos lotes un panorama desolador de desfoliación, atizonamiento, folíolos perforados, con elevada presencia de tallos y vainas manchadas dejando pérdidas significativas. Los próximos años sobre el territorio argentino habrá una verdadera alfombra infinita de rastrojos infestados y un volumen nunca visto de semillas infectadas que ya nos obliga a generar una prospectiva para establecer medidas de manejo integrado si es que se repite un año caluroso, lluvioso y si se continúan sembrando variedades muy susceptibles. Este año el rol de los investigadores y asesores será un punto clave para el futuro. Junto a Mercedes Scandiani, Norma Formento, Alicia Luque, Carlos Grosso, Pablo Ponzio entre otros estamos trabajando intensamente contra reloj recaudando información sobre las razas y biología del hongo, control químico, detección en semilla, supervivencia, ambiente, daños, monitoreo, y en la generación de las mejores medidas de manejo. Marcelo Carmona
El autor es profesor titular de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *