27 de febrero de 2010 06:43 AM
Imprimir

Tecnología para la detección temprana de la enfermedad

Con el Digilab, una herramienta digital que BASF lanzó en 2009, se pueden adelantar diagnósticos de patologías

Desde el lanzamiento de los Digilab a fines de 2009, BASF reforzó su colaboración con técnicos de instituciones, empresas y universidades para la detección temprana de enfermedades. Digilab es una herramienta digital que, a través de una lupa de 200 aumentos conectada en red, permite realizar diagnósticos de plagas y enfermedades en forma rápida y precisa. De esta manera los productores pueden adelantarse a problemas en la sanidad de sus cultivos y evitar así la pérdida de productividad. En esta campaña, una de las enfermedades más detectadas a través de la red Digilab es la Mancha Ojo de Rana (Cercospora sojina), particularmente en Córdoba. Esta enfermedad puede identificarse fácilmente en las hojas de la planta, ya que produce manchas circulares rodeadas de un halo marrón oscuro y, a veces, incluso pueden verse las fructificaciones del patógeno. La Mancha Ojo de Rana (MOR) es una enfermedad policíclica, es decir que tiene varios ciclos, y se transmite por semilla y rastrojo. Allí puede sobrevivir incluso de un año a otro lo cual hace más dificultosa su erradicación una vez que los cultivos han sido infectados. Si bien existe una diferencia en el comportamiento de la enfermedad según las diferentes variedades de soja, es importante destacar que por las condiciones climáticas ocurridas en esta campaña, su aparición ha resultado bastante frecuente. Severidad "Es una enfermedad que ya veníamos reconociendo a campo en forma aislada desde hace algunos años en la región cordobesa, y aunque el año pasado apareció con mayor importancia hacia final de campaña, nos sorprende el progreso y los niveles de severidad que está alcanzando en los cultivos esta campaña", dijo Angela Pérez, delegada técnica de BASF en la zona Centro. Según Pérez, hoy hay muchas situaciones de lotes con un 100% de sus hojas afectadas y niveles de severidades (porcentaje de tejido afectado) superiores al 70 por ciento. "Si bien la mayor cantidad de datos de pérdida de rinde causado por esta enfermedad se van a conocer este año, hay datos de la campaña anterior en zonas endémicas (como Marcos Juárez y W. Escalante), con niveles similares a los nuestros este año, que arrojan perdidas de entre 400 y 500 kilogramos por hectárea", señaló. Importancia El desarrollo de tecnologías como el Digilab son de infinita importancia para facilitar la detección y precisar correctamente las patologías de forma temprana como en el caso de la enfermedad MOR: "Frente a la fuerte presión de enfermedades que identificamos en esta campaña, estamos trabajando con los productores, por un lado, en la detección de enfermedades a través del Digilab y, por otro, en la prevención mediante el uso de fungicidas como Opera, que tiene amplio espectro de control", comentó Ricardo Paglione, gerente técnico del cultivo de soja en BASF. Al mismo tiempo, señaló que además del momento de aplicación, también son importantes el producto y la dosis. "Nosotros recomendamos aplicar el fungicida en el estadio de R3 del cultivo (inicio de formación de vainas), a una dosis de 500 cc/ha, para lograr un tratamiento preventivo con buena residualidad". Eduardo Manacero, técnico de la empresa Agroservicios Cordobeses, aseguró que "la riqueza del Digilab no sólo radica en la detección de enfermedades, sino también en la posibilidad del intercambio de información entre los diferentes Digilab, lo cual constituye un valor agregado adicional".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *