19 de octubre de 2012 22:40 PM
Imprimir

La avicultura necesita más firmas exportadoras

“La avicultura somos todos”, dijo Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), en Agrotendencias 2012, el seminario de la Federación de Acopiadores realizado el último martes en la ciudad de Buenos Aires. En 2001, la Argentina exportaba 2 mil toneladas a cinco destinos y se consumían 24 kg/hab/año. En 2011 son 330 […]

“La avicultura somos todos”, dijo Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), en Agrotendencias 2012, el seminario de la Federación de Acopiadores realizado el último martes en la ciudad de Buenos Aires. En 2001, la Argentina exportaba 2 mil toneladas a cinco destinos y se consumían 24 kg/hab/año. En 2011 son 330 mil toneladas a 70 destinos, con un consumo de 39,5 kg/hab/año.
“Tenemos un plan estratégico avícola 2010-2017 que implica un 6 por ciento anual de crecimiento. Producimos 2 millones de toneladas y se estima un consumo de 44 kg/hab/año para 2017”, apuntó el empresario.
En el mundo, la carne de pollo viene creciendo, la carne bovina está estable, y el cerdo también creció en los últimos 50 años. En la Argentina se consumen 109 kg/hab/año de proteínas animales. Brasil registra 88 kg/hab/año.
Después de ofrecer esos datos, el titular de CEPA dijo que es un año de desequilibrio mundial de oferta y demanda. El comercio mundial es de 10 millones de toneladas anuales, y la Argentina tiene 350 mil toneladas por año (17,5 por ciento). Venezuela recibe 80 mil toneladas de pollo entero, Chile 38 mil.
A la hora de las recomendaciones, Domenech dijo que “hay que estar atentos a las economías de los principales productores y exportadores del mundo. También hay que considerar el valor de las monedas, porque como el dólar tiende a depreciarse fácilmente. La volatilidad de los precios de cereales y oleaginosas también requiere atención, porque condiciona los costos, y por ende la posibilidad de competir en el mercado internacional. Y, por supuesto, los factores climáticos”.
En el último año el maíz aumentó el 40 por ciento y la soja el 70 por ciento, esto impacta en los costos de todo el mundo. Hay reducciones importantes de producción para los próximos meses (Estados Unidos, Brasil, Unión Europea).
Otro tema es la seguridad y la soberanía alimentaria. “Tenemos que ver cómo acompañar ese concepto, encontrar la manera para dar seguridad en economías complementarias. Es el caso de Venezuela, donde estamos entregando alimentos por energía”, comentó el empresario.
“Nosotros en estos 10 años hemos logrado escala, invertimos en tecnología y somos competitivos, pero necesitamos masa crítica de exportadores. Se necesitan más empresas exportadoras, porque el crecimiento de la producción va a estar vinculado al crecimiento de la capacidad exportadora”, expresó.
“Para 2017 esperamos 2,5 millones de toneladas de producción, un consumo interno de 1,9 millones de toneladas y 600 mil toneladas de exportación. En 1970 tomaba 75 días engordar un pollo, en 2010 46, con menos alimento: 6,300 kg contra 5,520 kg. Para 2017, se esperan 38 días y 4,700 kg”, concluyó Domenech al dar testimonio del crecimiento competitivo que ha tenido la avicultura en el país durante los últimos años.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *