27 de febrero de 2010 06:51 AM
Imprimir

Recomendaciones para recomponer un sistema ganadero

Con los nuevos precios ganaderos muchos productores comienzan a preguntarse cómo recomponer su sistema forrajero y qué pasos deben dar para desarrollar una invernada rentable. "En los últimos días recibí varias llamadas de ex ganaderos que quieren reincidir", ironizó un consultor que atiende varios campos de productores de zonas anteriormente mixtas.

"La primera recomendación que les formulo es evitar los bandazos y las decisiones espasmódicas; para ingresar o volver a la actividad ganadera, que requiere grandes capitales y varios años para dar sus frutos, hay que pensarlo muy bien y prepararse despacio, sin atolondrarse", aconseja. "Además, si resuelve entrar, tiene que planificar un esquema caracterizando la productividad; hay que apuntar a sistemas que puedan alcanzar, por ejemplo, 500-600 kilos de carne por hectárea en las zonas mejores", agrega. "Con un cliente estamos pensando en un planteo con praderas de alfalfa, forrajes conservados y corrales para mantener cinco novillos por hectárea durante todo el año. Obviamente, ese sistema requiere reservas forrajeras muy importantes por si la situación climática se complica en algún momento", añade. ***  "Cada uno tiene que definir su sistema ideal, pero, mientras tanto, habrá que aprovechar la temporada para hacer pasturas y verdeos con muy buena tecnología, en cuanto se termine la cosecha gruesa: además, transformar la gran disponibilidad actual de pasto en heno y silos", recomienda. "Desde el punto de vista de los animales, el primer paso será tratar de sacar del campo todos los novillos comprados en el otoño de 2009, aún atrasados por la seca. Estos animales pesan 340/360 kilos y se pueden suplementar o encerrar para acelerar su salida y hacer lugar para la reposición", aconseja. Si estos novillitos se van en abril, por ejemplo, se podría aprovechar para comprar invernada en el momento de mayor oferta estacional de los criadores. Si la reposición no bajara, se podrían invernar las vacas de rechazo del tacto rectal. Un punto especial de toda esta planificación es la conformación del equipo de trabajo. "Armar un esquema para producir 600 kilos de carne por hectárea no es algo que se hace en un día; lleva mucho tiempo y debe tenerse en cuenta desde el inicio de la nueva actividad, un aspecto que no siempre es considerado", remata el profesional. Por Carlos Marín Moreno

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *