20 de octubre de 2012 11:40 AM
Imprimir

Siguen los cuestionamientos hacia el reparto de la hilton

Con menos plantas y menor cantidad de productores que hace cinco años, el Gobierno dispuso la distribución de la cuota.

La decisión del principal negocio de la industria frigorífica, que representa ingresos potenciales por 480 millones de dólares, está en manos del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, mediante la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (Ucesi), que ayer publicó la resolución respectiva en el Boletín Oficial.

Según un informe de Marcelo Rossi, ex presidente de la Oficina Comercial de Control Agropecuario (Oncca), mientras hace cinco años hubo 65 empresas frigoríficas beneficiadas, que tenían 75 plantas, en la actual cuota las empresas adjudicatarias son 27 y las plantas beneficiadas, 33.

También se redujo la cantidad de asociaciones de productores a los que se les asignó una cuota. Mientras en el ciclo 2007/08 hubo 40 grupos, para el próximo ciclo hay sólo 29 grupos.

“Hay menos plantas y menos producción de carne; si no hay cambios, la situación va a empeorar”, vaticinó Rossi.

Otro aspecto saliente de la distribución es el mayor peso que tienen los frigoríficos de origen brasileño que están radicados en el país, como Marfrig, Quickfood (Brasil Foods) y JBS, que se ubican en el primero, segundo y cuarto lugar de los mayores adjudicatarios.

“Con la concentración del número de frigoríficos hay riesgo de que se cartelicen los compradores”, advirtió el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere. “Además -añadió-, con la reducción del número de grupos de productores no se está fomentando el asociativismo.”

Uno de los casos más críticos de la reducción de plantas procesadoras fue el de JBS, que cerró en los últimos meses su fábrica de Venado Tuerto para concentrar sus operaciones en Rosario. La caída de la rentabilidad de los frigoríficos también hizo que Cargill decidiera vender Finexcor a una empresa argentina.

Etchevehere, además, criticó la política ganadera del Gobierno y recordó que en los últimos años se cerraron 120 plantas frigoríficas, se perdieron 12.000 fuentes de trabajo en la actividad y se perdió un stock de 12 millones de cabezas. “Es el equivalente al stock que tiene Uruguay, país que no limitó sus exportaciones y hoy exporta más que nosotros”, dijo. “Uruguay siguió vendiendo carne en el exterior y el consumo interno no tuvo problemas; acá, en cambio, se adoptó una política diferente y se perjudicó a la población”, añadió.

En los últimos cuatro años el cupo de cuota Hilton no fue cumplido por la Argentina por la demora en la distribución y por las trabas que impuso el Gobierno mediante los ROE. En este ciclo, la demora fue de sólo tres meses respecto del comienzo del período en el que comienza a tener vigencia el cupo, menor al de los años anteriores.

Según estimó Néstor Roulet, ex vicepresidente de CRA, la Argentina perdió este año 181 millones de dólares de ingresos por el retraso en el cumplimiento del cupo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *