21 de octubre de 2012 14:25 PM
Imprimir

Para hacer rendir más a la soja : Conviene tener un arsenal

La empresa Nidera preparó un Taller de Soja, que se llevó a cabo esta semana en Rosario, en el que los expertos desglosaron todos los temas clave para apuntar a los mejores resultados.

Los pronósticos que indican la llegada de un fenómeno Niño cambiaron radicalmente las estrategias recomendadas por los expertos de un año a otro. Guillermo Alonso, Gerente del Servicio Técnico de Nidera, señaló que “el año pasado veíamos una campaña seca, y cuando esto ocurre planteamos un manejo defensivo. Por el contrario, este año pinta al revés, por lo que estamos aconsejando una actitud ofensiva, en busca de los rendimientos”.

Alonso indica que, en cuanto a la genética, variedades y grupos de madurez, conviene apuntar a ciclos más cortos, con los materiales de mayor potencial de rendimiento. “Si el productor se encuentra en una zona en que se hace grupo 4 largo, la idea sería cambiar a un grupo 4 medio o 4 corto. En el caso de los que están muy al norte, en lugar de hacer grupos muy largos, pueden ir hacia un grupo 5 largo indeterminado, o a un grupo 6, buscando un poco más de potencial”.

Una de las ventajas con la que contarán los productores este año es el perfil recargado de agua, que permite posicionar la fecha de siembra óptima para cada variedad. Según Alonso, este factor resulta particularmente importante para los productores del norte, que muchas veces deben demorar la siembra esperando las lluvias, perdiendo potencial.

El técnico también señala que es un buen año para aumentar la densidad de siembra para los grupos cortos de material erecto que se encuentran en buenos suelos y presencia de napa. “En ese tipo de materiales, la respuesta es casi lineal en cuanto a la densidad de plantas, y por eso es recomendable aumentarla en un 10%‘, destaca. Por el contrario, para los materiales más altos, ramificados, y mayor número de nudos, no es necesario aumentar la densidad de siembra, e incluso Alonso aconseja reducirla un poco, ya que el exceso en un año bueno puede provocar que la cosecha tenga tendencia a vuelco.

“También hay que estar atentos a medir la napa, y en las zonas que hoy están anegadas, conviene esperar que baje el agua‘, advierte el técnico, y explica: ‘Lo peor que podemos hacer es apurarnos en lotes que están superando las condiciones de capacidad de campo, ya que cualquier lluvia posterior puede llegar hacer que la semilla tenga una anaerobiosis y se muera”.

Enfermedades y nutrientes

Según Alonso, en un año Niño, resulta aconsejable presupuestar fungicidas, por la mayor presión de enfermedades como Cercospora sojina y Fusarium, y otras de fin de ciclo, como Antracnosis y Phomopsis. “Por un lado, hay que buscar materiales que tengan buen comportamiento, y por otro, estar atentos a revisar y monitorear”, advierte. “Si nos encontramos con que se vencen los umbrales, o frente a la expectativa de que la enfermedad puede llegar a avanzar por las condiciones predisponentes, hay que hacer aplicación de fungicida, en fases tempranas para enfermedades como Cercospora o Septoria, y en R5 para las de fin de ciclo”, añade.

En cuanto a la fertilización, el técnico señala que el Niño impone la necesidad de estar atentos a los faltantes de fósforo. “Si detectamos carencia de este nutriente, es un buen año para hacer tratamiento con arrancador de fósforo, siempre en bajas dosis, y consultando muy bien la fuente”. Alonso recomienda utilizar un súper fosfato triple, o un súper simple, antes que alguna fuente con contenido de amoníaco.

“También hay que estar atentos a la carencia de magnesio -prosigue el técnico- ya que en los años con buenas lluvias puede presentarse alguna falencia de este micronutriente”.

Nuevas tecnologías

Según Alonso, el Niño prefigura “un año muy bueno para usar el Tratamiento Profesional de Semillas”, ya que puede esperarse una mayor presión de enfermedades de nacimiento. La tecnología TPS ofrece un seguro de protección de la semilla, al ser tratada con fungicidas e insecticidas en origen. De esta forma, se facilita la logística de siembra, proporcionando al mismo tiempo la dosis exacta de producto, semilla por semilla.

“Hoy estamos trabajando con Bayer y Biagro aplicando a las semillas una mezcla de 3 fungicidas más un inoculante larga vida que nos asegura 60 días de viabilidad de la bacteria. Estos tratamientos se realizan en los centros de nuestros principales multiplicadores, una red que se sigue ampliando en forma acelerada”, revela Claudio Santanna, Gerente Comercial de Autógamas de Nidera.

Además, según Alonso, “En los años con mucha humedad se vuelve indispensable no errarle a la inoculación. Si no se logra una buena inoculación y encima hay lavado de nitratos, la soja va a estar con mucha necesidad de nitrógeno”.

Por otro lado, Nidera se encuentra a la expectativa de la introducción de la soja Intacta, que ofrece resistencia a glifosato, lepidótpteros y ofrece un plus de rendimiento. “La introducción será de Norte a Sur, y si todo camina sobre rieles, entrará fuertemente en 2013 en Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Santa Fe, Chaco, Formosa y parte de la Mesopotamia”, revela Alonso.

“En los ambientes norteños con grandes temperaturas, la presión de lepidópteros suele ser mucho más grave e incisiva que la que podemos tener en la región central, y esta tecnología permitirá evitar las 3 o 4 aplicaciones que lleva un control de barrenadores, o gusanos desfoliadores”, añade.

 

es un buen año para aumentar la densidad de siembra para los grupos cortos de material erecto que se encuentran en buenos suelos y presencia de napa.

 

 

 

Un portafolio cargado

P6NOTAREL_03.JPG

De cara a la nueva campaña, Nidera pone a disposición de los productores variedades con la última tecnología y adaptadas a las necesidades de cada región. Para el centro norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe aparece en un lugar muy destacado la nueva variedad NS 4611-STS por su altísimo potencial de rendimiento y por dos características que la diferencian de cualquier variedad presente en el mercado, como es su resistencia a MOR y la tecnología STS que incorpora la tecnología Ligate, en barbechos cortos y largos y tanto para malezas de hoja ancha como gramíneas anuales. Para esa región se suman las tradicionales NA 3731 RG, NS 4009 -con excelente potencial de rendimiento y especialmente adaptada para manejo de alta tecnología- y la variedad NA 4413 RG-STS con muy buen comportamiento en lotes con malezas difíciles, ideal para siembras de primera y de segunda. En el Grupo V Corto, la NA 5009 RG “será una de las variedades más sembradas a nivel nacional, por su alto potencial de rendimiento, rusticidad y plasticidad que la convierten en un cultivar ideal para diferentes ambientes, en siembras de primera y de segunda, que prácticamente se cultiva en todas las regiones del país”, destaca Santanna.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *