21 de octubre de 2012 22:35 PM
Imprimir

Economistas sostienen no se podrá salir del cepo cambiario sin atacar la inflación

Un informe de la Fundación Mediterránea sostiene que el cepo cambiario no logró morigerar el proceso inflacionario. El trabajo sostiene además que si el gobierno nacional no resuelve el problema de la inflación "difícilmente" podrá eliminar con éxito los controles cambiarios

El cepo al dólar no logró morigerar el proceso inflacionario, afirmó un informe de la Fundación Mediterránea, en el cual alertó que en la medida que Argentina no resuelva el problema de inflación “difícilmente” pueda eliminar con éxito los controles cambiarios.

“En la medida que Argentina no resuelva el problema inflacionario, difícilmente se pueda solucionar la inestabilidad del mercado cambiario y proceder a una eliminación exitosa de los controles”, diagnosticó. La consultora evaluó que “respecto de las intenciones de morigerar el proceso inflacionario a través del ancla cambiaria, no hubo gran éxito porque el ritmo de la inflación se mantuvo prácticamente en el mismo andarive pero en un contexto de fuerte estancamiento de la economía”.

El estudio aseguró que el cepo cambiario provocó que el aterrizaje del nivel de actividad económico “fuera más brusco” pero “aún así las presiones inflacionarias no han cedido”. “La economía experimentó un aterrizaje brusco ya que pasó de crecer de un ritmo del 6,5 por ciento anual en el tercer trimestre del 2011 a solamente el 0,1 por ciento en los primeros ocho meses del 2012”, indicó. Asimismo, planteó que “pese a las desventajas, el riesgo de desmontar los controles sin un plan antiinflacionario puede contribuir a que el esquema se mantenga por un tiempo más”.

El informe señaló que el cepo al dólar puesto en marcha hace un año atrás “moderó el ritmo de caída de la reservas” aunque dijo que “no se ven signos de recomposición de los activos externos del Banco Central, pese a la ampliación del superávit comercial”.

El estudio destacó que “a lo largo de este año, la variación del tipo de cambio oficial se mantuvo por debajo de la evolución de los precios, de los salarios y de la emisión monetaria”, por lo cual “la brecha cambiaria se amplió fuertemente”, pasando del 11 por ciento en noviembre de 2011 al 30 por ciento en la actualidad.

La consultora explicó que el objetivo buscado por el gobierno al implantar el cepo al dólar fue detener la pérdida de reservas internacionales “buscando escapar al mismo tiempo de un salto en la paridad cambiaria, con el fin de evitar una mayor presión inflacionaria y la intensificación de la salida de capitales”.

Al respecto, enfatizó que el objetivo vinculado a las reservas del BCRA fue “alcanzado parcialmente”, lo cual refleja que “los controles pueden ser útiles solamente para atemperar una situación de muy corto plazo”.

En cuanto a la variación del tipo de cambio, explicó que si bien el BCRA terminó acelerando su ritmo (pasó del 8% anual en 2011 a casi el 16% anualizado en los últimos meses del 2012), se mantuvo “por debajo de la trayectoria de la inflación, generando un deterioro adicional del tipo de cambio real”.

En este contexto, la Fundación Mediterránea analizó: “Más allá de los problemas que están acarreando los controles cambiarios (caída en la inversión, mayor incertidumbre, etc.) y de los magros resultados tanto en materia inflacionaria como de cuidado de las reservas del BCRA, el escenario más probable del sistema cambiario en Argentina es la continuidad del actual esquema en la medida en que subsista una elevada tasa de inflación”.

En este sentido, resaltó que muchos países, incluido la Argentina, tuvieron fuertes controles cambiarios en el pasado y pudieron abandonarlos en forma exitosa. “La clave, común a todos ellos, fue atacar el principal problema que originó la dinámica de los controles y es la tasa de inflación. Sin un ataque claro y certero al problema inflacionario que reduzca considerablemente la tasa de crecimiento de los precios, cualquier sistema cambiario resulta inestable tarde o temprano”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *