27 de febrero de 2010 08:37 AM
Imprimir

Carne argentina para el pueblo argentino

El au­men­to de la car­ne se en­cuen­tra en la agen­da de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en la preo­cu­pa­ción de los con­su­mi­do­res. Los ele­va­dos pre­cios re­fle­ja­dos en las car­ni­ce­rías tie­nen su ori­gen en un fac­tor cli­má­ti­co: la llu­via que du­ran­te los úl­ti­mos me­ses pro­vo­có una cre­ci­da de los pas­ti­za­les, dán­do­le de es­ta ma­ne­ra, la po­si­bi­li­dad de au­men­tar el ki­la­je de sus ani­ma­les, ge­ne­ran­do por lo tan­to una ma­yor ren­ta­bi­li­dad al mo­men­to de la ven­ta.

Con es­ta de­ci­sión los em­pre­sa­rios del sec­tor lo­gra­ron de­sa­ni­mar la ofer­ta en el Mer­ca­do de Li­niers pro­vo­can­do un fuer­te au­men­to del pre­cio, gol­pean­do de es­ta for­ma, el bol­si­llo de los con­su­mi­do­res.
Po­de­mos rea­fir­mar el de­sa­bas­te­ci­mien­to del Mer­ca­do de Li­niers rea­li­zan­do una com­pa­ra­ción de en­tra­da de ca­be­zas de ga­na­do. To­man­do co­mo pun­to de aná­li­sis el pe­río­do que abar­ca del 1º de ene­ro al 10 de fe­bre­ro de 2009, con­tra las en­tra­das acon­te­ci­das en el 2010. Po­de­mos de­ter­mi­nar una va­ria­ción ne­ga­ti­va de la ofer­ta de un 18,4% in­te­ra­nual, la cual, con los re­sul­ta­dos que que­da­ron re­fle­ja­dos, pro­vo­có au­men­tos si­de­ra­les del pre­cio de la car­ne.

La ex­pli­ca­ción del pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Agra­ria Ar­gen­ti­na (FAA), Eduar­do Buz­zi, res­pec­to de la sen­si­bi­li­dad pre­cio de la ofer­ta es un tan­to in­com­ple­ta, da­do que la ad­ju­di­ca a “una pé­si­ma po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria y de ex­ter­mi­nio a los pe­que­ños pro­duc­to­res, que ha lle­va­do ade­lan­te es­te Go­bier­no”. ¿Pe­ro por qué ad­ju­di­ca­mos que es in­com­ple­ta? La jus­ti­fi­ca­ción in­ten­ta se­pa­rar la rea­li­dad agro­pe­cua­ria del fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do. El li­bre mer­ca­do que año­ra Buz­zi es aquel que, sin la in­ter­ven­ción del Es­ta­do, fi­ja los pre­cios en una li­bre re­la­ción de ofer­ta y de­man­da. Aho­ra bien: si an­te una ba­ja en la ofer­ta de cual­quier pro­duc­to man­te­nién­do­se es­ta­ble el ni­vel de de­man­da, el pre­cio tien­de a la su­ba, ¿por qué la po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria lle­va­da ade­lan­te por el Es­ta­do es pé­si­ma?

Si es­ta ase­ve­ra­ción del pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Agra­ria tu­vie­ra asi­de­ro, sim­ple­men­te el sec­tor no po­dría dar­se el lu­jo de re­te­ner las ha­cien­das; por el con­tra­rio, las es­ta­ría li­qui­dan­do, da­do que su si­tua­ción eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra no les per­mi­ti­ría mar­gen pa­ra es­pe­cu­la­ción al­gu­na.

Es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que el sec­tor ga­na­de­ro se vio fuer­te­men­te gol­pea­do des­de el 2008 a la fe­cha por va­rios mo­ti­vos: por un la­do, la peor se­quía de los úl­ti­mos cin­cuen­ta años, y por otro, la fal­ta de in­ver­sión pro­duc­ti­va, im­pac­ta­ron no­to­ria­men­te en el stock va­cu­no, mar­ca­do con una re­duc­ción de los na­ci­mien­tos y un in­cre­men­to de la mor­ta­li­dad de ter­ne­ros. Con­se­cuen­cia de es­to, se­gún da­tos del Se­na­sa, en­tre el 2007 y el 2009 se pro­du­jo un in­cre­men­to de la fae­na de hem­bras con re­la­ción a las exis­ten­cias to­ta­les de un 19 por cien­to. Po­de­mos de­du­cir que a par­tir del im­pac­to de la se­quía, la Ar­gen­ti­na se vio for­za­da a la li­qui­da­ción de par­te de su stock ga­na­de­ro.

Por otro la­do, de­be re­co­no­cer­se el fuer­te in­cre­men­to de la su­per­fi­cie sem­bra­da con so­ja, en de­tri­men­to de la in­dus­tria ga­na­de­ra. En re­la­ción con la so­ja, jun­to con los de­más cul­ti­vos de co­se­cha grue­sa, cre­ció en los úl­ti­mos die­ci­séis años más del 100% la su­per­fi­cie sem­bra­da, a cos­ta de la su­per­fi­cie ga­na­de­ra. De 11,5 mi­llo­nes en 1994 pa­sa­ron a sem­brar­se 23,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas en la cam­pa­ña 2008/2009, y se­gún un in­for­me del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de la Na­ción, el cul­ti­vo de es­ta olea­gi­no­sa en el 2010 abar­ca­rá 18,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Po­de­mos de­cir que pa­ra man­te­ner el con­su­mo in­ter­no y el com­pro­mi­so ex­por­ta­ble es ne­ce­sa­rio de­sa­ni­mar el cul­ti­vo de la so­ja pa­ra que los cha­ca­re­ros vuel­van a in­ver­tir en la ga­na­de­ría. El au­men­to de las re­ten­cio­nes mó­vi­les agro­pe­cua­rias a par­tir de la re­so­lu­ción 125 hu­bie­ra si­do un buen ca­mi­no pa­ra avan­zar ha­cia eso.

Co­mo úl­ti­mo fac­tor de­sen­ca­de­nan­te de la pro­ble­má­ti­ca ga­na­de­ra, y que de­ja tras­lu­cir la idea que de­fien­den los sec­to­res nu­clea­dos ba­jo la for­ma de la Me­sa de En­la­ce, es sin lu­gar a du­das el in­cre­men­to del con­su­mo in­ter­no de car­ne, cer­ca­no a los 73 ki­los per cá­pi­ta.

El au­men­to de la de­man­da in­ter­na no es ca­sual, se man­tu­vo en cre­ci­mien­to des­de el 2003 a la fe­cha. La ra­zón del in­cre­men­to en el con­su­mo de los ar­gen­ti­nos se de­be a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas im­ple­men­ta­das por el Es­ta­do co­mo:

• Cui­dar el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res, de ma­ne­ra no­mi­nal a tra­vés de la re­vi­ta­li­za­ción de las pa­ri­ta­rias, que apli­ca­ron un au­men­to del mis­mo y de ma­ne­ra real con po­lí­ti­cas in­ter­ven­cio­nis­tas en el mer­ca­do ga­na­de­ro, co­mo ser li­mi­ta­cio­nes en el pe­so de fae­na, pro­hi­bi­ción pa­ra ex­por­tar car­ne, con­tro­les de pre­cios en los mer­ca­dos de con­cen­tra­ción y los sub­si­dios otor­ga­dos por el Go­bier­no al gas, la elec­tri­ci­dad y el trans­por­te.

• El cre­ci­mien­to per­ma­nen­te del gas­to pú­bli­co re­mar­can­do el gas­to so­cial, in­vir­tien­do en se­gu­ri­dad so­cial, sa­lud, edu­ca­ción y vi­vien­da.

Es­ta in­ver­sión so­cial ge­ne­ró no só­lo un au­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo, si­no que per­mi­tió la in­clu­sión de un sec­tor mar­gi­na­do en la ca­pa­ci­dad de con­su­mo. Es­ta in­clu­sión se­ría im­po­si­ble sin po­lí­ti­cas de Es­ta­do que han in­cor­po­ra­do a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la eco­no­mía. So­la­men­te la asig­na­ción uni­ver­sal por hi­jo in­yec­ta $13,4 mi­llo­nes men­sua­les, el Pro­gra­ma “Ar­gen­ti­na tra­ba­ja”, una in­ver­sión es­ta­tal de $9.000 mi­llo­nes que fo­men­tó la cons­ti­tu­ción de coo­pe­ra­ti­vas de­di­ca­das a la rea­li­za­ción de in­fraes­truc­tu­ra de ser­vi­cios bá­si­cos que ge­ne­ra­ron unos 100.000 pues­tos de tra­ba­jo pa­ra los sec­to­res más em­po­bre­ci­dos, el Plan de In­clu­sión Pre­vi­sio­nal que in­tro­du­jo a 2.165.694 per­so­nas al sis­te­ma pre­vi­sio­nal que hoy tie­nen una ju­bi­la­ción y una obra so­cial, y que de no ha­ber si­do por es­to, hu­bie­ran que­da­do fue­ra del sis­te­ma, lue­go de años de tra­ba­jo sin apor­tes.

Es­tas me­di­das ge­ne­ra­ron el au­men­to y pro­tec­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res ar­gen­ti­nos y un in­gre­so a aque­llos que aún no tie­nen em­pleo, per­mi­tién­do­les vol­car gran par­te de sus sa­la­rios al con­su­mo. Co­mo con­se­cuen­cia, ca­da año en la na­ción se con­su­me ma­yor can­ti­dad de car­ne.

Es­te he­cho que la ma­yo­ría ob­ser­va con ale­gría, al sec­tor ga­na­de­ro real­men­te le preo­cu­pa. El au­men­to de la de­man­da in­ter­na y la pro­tec­ción del Go­bier­no al abas­te­ci­mien­to de car­ne de­sa­ni­mó a los pro­duc­to­res ga­na­de­ros, ya que no es lo mis­mo pro­du­cir pa­ra el mer­ca­do ex­ter­no a pre­cios in­ter­na­cio­na­les que ven­der a los ar­gen­ti­nos al pre­cio que los ar­gen­ti­nos te­ne­mos de­re­cho a pa­gar por nues­tra car­ne. Prue­ba de es­to es aque­lla re­ve­la­do­ra fra­se de Al­fre­do De An­ge­li: “El que quie­ra co­mer lo­mo que pa­gue $80 el ki­lo”. Al mis­mo tiem­po, Biol­ca­ti afir­mó en una en­tre­vis­ta que en el 2010 se de­be­rá im­por­tar car­ne y le­che pa­ra abas­te­cer la de­man­da in­ter­na o re­sig­nar­se a ba­jar el con­su­mo de car­ne de los ar­gen­ti­nos. Ade­más de que es­ta hi­pó­te­sis es­tá muy ale­ja­da de la rea­li­dad, lo que se es­tá in­ten­tan­do de­mos­trar es que el fon­do de la dis­cu­sión es el mo­de­lo de país, el neo­li­be­ra­lis­mo o el in­ter­ven­cio­nis­mo con re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za.

Con lo an­te­rior­men­te ex­pre­sa­do, po­dría­mos de­fi­nir co­mo co­he­ren­tes los idea­les de es­te sec­tor y su ac­cio­nar. Al ele­var el pre­cio de la car­ne va­cu­na, la ten­den­cia del con­su­mo in­ter­no con­flui­rá a la ba­ja, pa­ra de es­ta ma­ne­ra po­der te­ner ma­yor ren­ta­bi­li­dad al en­viar la car­ne al ex­te­rior. Pa­ra lo­grar es­ta su­ba, lo que se de­be ha­cer es re­te­ner la ha­cien­da en los cam­pos, apro­ve­chan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas que hoy per­mi­ten el en­gor­de.

La pro­pues­ta del sec­tor agro­pe­cua­rio es di­luir las con­quis­tas so­cia­les de es­te Go­bier­no: la in­clu­sión so­cial y el po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res. Año­ran vol­ver a ser el gra­ne­ro del mun­do, el mis­mo de “nues­tros abue­los prós­pe­ros”. Si es que al­guien tu­vo esos abue­los prós­pe­ros. Mien­tras la Ar­gen­ti­na fue gra­ne­ro del mun­do, los ha­bi­tan­tes de la na­ción es­ta­ban en gran par­te pa­san­do ham­bre.

Han de­mos­tra­do que quie­ren un Es­ta­do que no in­ter­ven­ga en la eco­no­mía, que no ob­ten­ga in­gre­so al­gu­no por la ex­trac­ción de la ri­que­za de es­tas tie­rras. No de­sean que se pro­fun­di­ce una equi­ta­ti­va dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, pues aten­ta con­tra sus in­te­re­ses, que dis­tan de ser los de la po­bla­ción.

Sa­be­mos en­ton­ces qué mo­de­lo de na­ción de­sean, y sa­be­mos por ex­pe­rien­cia pro­pia las con­se­cuen­cias de ese mo­de­lo neo­li­be­ral im­ple­men­ta­do por Mar­tí­nez de Hoz, ca­sual­men­te ex pre­si­den­te de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na. Por esa mis­ma ra­zón, con­si­de­ra­mos su­pe­ra­dor un mo­de­lo eco­nó­mi­co que ten­ga su ra­zón de ser en la in­clu­sión so­cial a par­tir de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, el tra­ba­jo asa­la­ria­do y la rein­dus­tria­li­za­ción del país, que per­mi­ta la cons­truc­ción de una pa­tria pa­ra to­dos los ar­gen­ti­nos.

Y sa­be­mos cuál es el mo­de­lo que em­pe­zó en el 2003, el que bus­ca la in­clu­sión a par­tir de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y al­can­zar un mo­de­lo in­dus­trial que cons­tru­ya una pa­tria pa­ra to­dos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *