27 de febrero de 2010 09:06 AM
Imprimir

La soja le aportará al país más de U$S 18 mil millones este año

El gobierno nacional es el "socio mayoritario" del negocio y se llevará cuatro veces más que los productores, que asumen el riesgo de la campaña

La nueva cosecha de soja terminaría generando exportaciones por 18 a más de 19 mil millones de dólares. Con retenciones al 35 %, el gobierno tendría un ingreso como mínimo de 6.300 millones de dólares; es la tabla de salvación del gobierno que ayer perdió muchas reservas para mantener el tipo de cambio.El "yuyo maldito" tendrá un nuevo récord en el país. A pesar de todos los discursos oficiales en favor del trigo o el maíz, el gobierno y el final de la sequía generaron las condiciones para proyectar una cosecha que los productores calculan en 52,5 millones de toneladas (estimación de la Bolsa de Comercio de Rosario) pero que los industriales estiman en 55 millones de toneladas.Sumando otros impuestos, al gobierno le quedarán unos 8 mil millones de dólares, mientras que los productores rurales que hacen la inversión y asumen el riesgo, les quedará el 10,5 % de la riqueza que genera la soja en el país.Ese cálculo preliminar difundido ayer por La Nación fue realizado por Néstor Roulet, ex vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas. CRA llevó sus números la semana pasada al Congreso, para explicar a los legisladores la necesidad -a su criterio- de bajar las retenciones.Aunque el negocio de los productores en particular depende de las distancias al puerto (se suman costos de transporte), los rindes eventuales y las diferencias entre campos arrendados o propios, la estimación ruralista es que, quien siembra, se lleva la menor tajada.El socio estatalRoulet remarcó que los 8 mil millones que se lleva el Estado suman más que el Fondo del Bicentenario. El 43,16 % del total de las exportaciones de soja -en la estimación de CRA- es lo que se lleva el gobierno entre retenciones, Ganancias, Bienes Personales, impuesto al cheque y otros conceptos; eso es cuatro veces más que lo que les queda a los agricultores.Los productores se llevan -si todo va bien- algo más de 1.900 millones de dólares. Por cada hectárea invierten 441 dólares para ganar 100 dólares si se superan con éxito los riesgos climáticos o de plagas.El cálculo de Roulet difundido por La Nación estima que el productor sojero tiene un 43 % de presión tributaria, por encima del 27 % promedio que tienen las actividades económicas del país.El modelo utilizado calculó un rinde promedio de 2.800 kilos por hectárea. Para llegar hasta allí, los productores invirtieron 4.351,2 millones de dólares en siembra y cuidado del cultivo; otros 3.300 millones de dólares en cosecha, transporte y comercialización y 960 millones de dólares más en gastos a profesionales y otros costos. Trámites para cuatro millones de viajesLa Administración Federal de Ingresos Públicos dispuso un régimen alternativo para el transporte de cereales y oleaginosas. La medida se toma tras el pedido que le formulara el miércoles el titular de la Bolsa de Comercio de Rosario, Cristián Amuchástegui, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.En el mismo sentido se expresó el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, quien en un comunicado precisó que "cuatro millones de viajes entre corta, media y larga distancia es lo que va a generar la cosecha de la oleaginosa, cuyo principal impacto logístico será el puerto de Rosario".Mediante la resolución 2.773 de la Afip, se dispuso que el Código de Trazabilidad de Granos (CTG) lo tramitará el acopio en el caso de los fletes que no superen los 50 kilómetros y sean desde el campo al acopiador, excepto que la planta de acopio más cercana se encuentre a una distancia superior a la señalada.En los casos comprendidos en este régimen alternativo, el acopiador, luego de hacer la identificación de granos y de la Carta de Porte que ampara su traslado, deberá consignar en la web de la Afip los siguientes datos: especie, cosecha, kilogramos netos de descarga, localidad de origen, Cuit del destinatario y kilómetros recorridos.Una vez finalizada la transacción con estos datos y su correspondiente aprobación, el sistema generará un Código de Trazabilidad de Granos – Flete corto, en destino.Por otra parte, los acopios deberán informar al 1º de marzo sus existencias de granos. Podrán consignar estos datos en la web de Afip desde el 1º de abril y hasta el 30 del mismo mes de este año. Asimismo, se dispuso la creación de un monitoreo en línea de los stocks de granos en acopios.Así, dejan de ser necesarios los libros manuales de existencias y se perfecciona el régimen informativo. El CTG es un código que valida cada Carta de Porte, donde constan los datos de la carga, del transporte y del destino de los granos. El código puede obtenerse a través de diversos canales: Internet, una línea 0800 y el sistema de mensaje de texto.
Gran expectativa de la industriaLos representantes de la industria oleaginosa local esperan una cosecha argentina de soja 2009/10 del orden de 55 millones de toneladas, según reveló ayer Alberto Rodríguez, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales.Esa proyección supera holgadamente a las difundidas por las Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la Bolsa de Comercio de Rosario, que ubicaron la trilla sojera en 52 y 52,5 millones de toneladas, respectivamente.El empresario puso de relieve que "esto va a significar la posibilidad de procesar mucha más materia prima de la que dispusimos el año pasado", aunque referentes del sector productivo dejaron trascender que antes de desprenderse de la soja nueva, el campo "evaluará" la situación que presentan los mercados granarios para el resto de los productos, algunos de ellos con mercados intervenidos y registros de exportación cerrados.Rodríguez aseguró que "si las condiciones acompañan, vamos a estar moliendo alrededor de 40 millones de toneladas de soja, contra 29 millones procesadas en 2009".El año pasado, además de la merma que se produjo en el volumen esperado para la trilla sojera, los agricultores mantuvieron la oleaginosa como "capital grano" durante varios meses, para ir vendiendo en dosis homeopáticas, como modo de mantener liquidez, para comercializar la soja a medida que fueran necesitando el dinero.SatisfacciónAsí se manifestó el titular de la Bolsa de Comercio de Rosario, Cristián Amuchástegui, por la reunión que mantuvo con la presidenta Fernández de Kirchner. A través de un comunicado de prensa, dijo que la misma se desarrolló en un clima de "cordialidad expresada por el trabajo de manera conjunta", para luego enfatizar que "la mejor señal" es el diálogo con el Ministerio de Agricultura, la Afip y la Comisión Nacional de Valores. Cristina recibió al titular de la entidad rosarina, junto con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez; y el titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi./// EL DATORecaudosMario Bragachini, coordinador de la Red del Proyecto Eficiencia de Cosecha, Postcosecha y Agroindustria en Origen, advirtió que "es casi seguro que ocurran lluvias y varios días de lloviznas (temporal) entre el 25 de marzo y el 10 de abril, lo cual retrasará 15 días los turnos de contratistas, por lo que habrá un cuello de botella en la disponibilidad de las cosechadoras. Esto indica la conveniencia de adelantar lo máximo posible la cosecha de soja, ya que también en muchos casos se superpondrá con la trilla de maíz", añadió.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *