24 de octubre de 2012 10:00 AM
Imprimir

Uruguay : “Golpe interno”

Esta semana, a la sordina, se produjo dentro del gobierno un golpe de Estado interno que destituyó al ministro de Economía y al de Transporte de las negociaciones de Pluna. Mujica sacó a los protagonistas más notorios de este escándalo e impuso al mando de todo el tema al secretario de la presidencia. A diez […]

Esta semana, a la sordina, se produjo dentro del gobierno un golpe de Estado interno que destituyó al ministro de Economía y al de Transporte de las negociaciones de Pluna. Mujica sacó a los protagonistas más notorios de este escándalo e impuso al mando de todo el tema al secretario de la presidencia. A diez días de terminar el plazo para pagar los aviones donde en vez de un postor parece que hubo un “impostor”, de doble identidad y desconocida representatividad, el gobierno arrasó con los responsables del cierre y subasta de Pluna.

El golpe fue tan duro que tuvo insólitas consecuencias parlamentarias que pasaron desapercibidas. El miércoles Lorenzo estaba convocado a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y la sorpresa de los colegas parlamentarios fue grande cuando apareció como ministro de Economía Olesker, que por ausencia de Lorenzo y del subsecretario, ocupó su lugar. Es todo un síntoma que en medio de las negociaciones de Pluna no se encuentren en el país ninguno de los responsables políticos del ministerio de Economía que llevaba las negociaciones. Mujica eyectó a Lorenzo. De paso digamos que la ausencia de Pintado no se notó. Mujica faenó a otros dos astoristas.

Para licuar responsables se instaló la idea, desde el propio gobierno, que hay dos equipos económicos, uno de Astori, el oficial, y otro en paralelo del MPP que funciona en las oficinas de Mujica. Esto es otro mamarracho. La competencia entre equipos económicos es una novedad que solo puede existir en un gobierno caótico. A qué nivel se llegó que un senador, Lorier, que hace unos años atrás hizo de chofer voluntario en una fuga del Inau, ahora está por cuenta propia negociando con los venezolanos la compra de los aviones de Pluna. Y como se le cruzó López Mena lo amenazó a que se retirara “por las buenas o por las malas”. El sainete siguió pocas horas después cuando el nuevo negociador Breccia se reunió con este último, a quien a la salida lo esperaban policías que por disposición de Bonomi lo custodian a partir de las amenazas de Lorier. Un gobierno de primera con prácticas de matón.

Todo esto no puede esconder la realidad. No hay dos gobiernos, no hay dos equipos económicos ni doble comando. Eso es una fabricación para distraídos con la que algunos en la interna del FA se lavan las manos y se acusan. La responsabilidad es de todo el gobierno, con Mujica a la cabeza. No alcanza tampoco con el “me equivoqué” de Astori y el rápido “nos equivocamos” de Vázquez.

La humildad les duró poco y Mujica y Vázquez se suman ahora a la soberbia astorista y culpan de este desastre a la oposición, porque siempre para los soberbios la culpa es de los demás. Un gobierno a la deriva, con un presidente que no sabe a dónde va y ahora con un ministro de Economía débil y vapuleado por su jefe, mientras se encienden las alarmas económicas y la inflación preocupa.

Desde el Frente Líber Seregni, el grupo de Astori, un dirigente le declaró a Búsqueda: “Esto pone al descubierto algunos problemas que tenemos como es la arrogancia con que nos ve mucha gente”.

El equipo económico astorista, sólido y serio, que daba cátedra y miraba por arriba del hombro cayó. Quedará en la memoria cómo un ignoto engominado de fino traje los embaucó en un remate, y ellos, académicos infalibles no sabían la madeja que había atrás. O sabían y participaron de la mentira.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *