1 de noviembre de 2012 11:15 AM
Imprimir

¿ Cómo elegir el mejor seguro para la campaña 2012/13 ?

Existen algunos criterios importantes que tendrían que ser tenidos en cuenta para lograr que la cobertura tomada sea la más adecuada para cada caso en particular.

La prima es lo último que debería evaluar un empresario agrícola al momento de tomar un seguro contra granizo. Existen criterios mucho más importantes que tendrían que ser tenidos en cuenta para lograr que la cobertura tomada sea la más adecuada para cada caso en particular.

“Antes de tomar una cobertura climática, la pregunta fundamental que debería hacerse cada empresario agrícola no es cuál es el seguro más barato, sino cuál es el más conveniente en función de la inversión realizada”, comenta Nicolás Bellocq, gerente de Agro de la consultora en gestión de riesgos LEA-Tagh.

El comienzo de vigencia de las pólizas contra granizo en caso de soja suele empezar a partir del estado fenológico de V3 (tercer nudo) ó de V5 (quinto nudo), dependiendo de la compañía aseguradora, mientras que otras empresas emplean el criterio de altura del cultivo (es decir: la indemnización se dispara cuando la soja supera determinada altura). Algunas empresas también establecen criterios diferentes para sojas de segunda (sembradas después del mes de diciembre).

Entre la emergencia del cultivo y el comienzo de la vigencia de la póliza contra granizo muchas empresas establecen un adicional de resiembra en caso de que ocurra un siniestro en dicho período. Ese adicional contempla por lo general un determinado porcentaje (si por ejemplo el adicional es del 20% y se aseguran 100 hectáreas a un valor de 1000 $/ha, en caso de caer una piedra sobre 50 hectáreas en el período de vigencia del adicional de resiembra, entonces el productor cobrará $ 10.000 resultante de 200 $/ha x 50 hectáreas).

“Este año es importante consultar como actúa la cláusula de resiembra, porque algunas compañías establecieron el pago sin necesidad de que el productor resiembre para poder cobrar”, explica Bellocq.

En caso de resembrar el mismo cultivo, la póliza contra granizo por lo general seguirá vigente por el equivalente del monto asegurado menos la indemnización adelantada por resiembra (es decir por el remanente).

Los seguros de granizo tradicionales operan con una franquicia del 6% no deducible. Por ejemplo: se aseguran 100 hectáreas a un valor de 1000 $/ha; cae una piedra sobre 30 hectáreas, se presenta el perito de la empresa de seguros y determina un nivel de daño del 60% en el área afectada; en tal caso, la indemnización será de $ 18.000 (60% de 1000 $/ha = 600 $/ha x 30 ha = $ 18.000). Sin embargo, si el perito determinase que el daño en las 30 hectáreas afectadas es igual o menor al 6%, en ese caso no corresponde pagar una indemnización.

En cambio, las coberturas adicionales al granizo (heladas, vientos, falta de piso, incendio, lluvia en exceso, etcétera) suelen trabajar con franquicias deducibles que, según los casos, se ubican en un rango del 5% y al 30%. Se trata del nivel del daño que no es indemnizado por el asegurador y que siempre corre por cuenta del asegurado.

De esta manera, siguiendo el ejemplo anterior, consideremos ahora esas 100 hectáreas aseguradas con granizo + heladas con un deducible del 20%. Se presentan 80 hectáreas con una afectación por heladas del 60%. En tal caso, el cálculo de la indemnización se hará de la misma manera que en el caso de granizo (60% de 1000 $/ha = 600 $/ha x 80 ha = $ 48.000), pero luego se le deducirá el monto correspondiente a la franquicia deducible, que en el ejemplo es cuestión es de $ 20.000 (20% de 100 hectáreas x 1000 $/ha). Por lo tanto, la indemnización por cobrar sería entonces de $ 28.000 ($ 48.000 menos $ 20.000).

Al momento de contratara un adicional también es fundamental conocer el período de carencia del mismo. En heladas, por ejemplo, el inicio de cobertura puede variar de 7 a 10 días corridos contados desde el inicio de la vigencia de la cobertura de granizo o bien 15 días corridos contados desde la vigencia del contrato de seguro.

“Lo que vemos en esta campaña es que los eventos por granizo comenzaron con mucha anticipación: empezamos a realizar inspecciones por esos siniestros a partir de septiembre, lo que no es habitual”, indica Bellocq.

“La recomendación general para los productores es que tomen coberturas contra granizo lo antes posible –recordando que la cobertura comienza a correr recién a las 72 horas de contratada– porque es probable que ese fenómeno sea más frecuente en este ciclo agrícola”, añade.

En el mercado de seguros agrícolas existe una intensa competencia que suele reflejarse en los costos de los productos ofrecidos. Sin embargo, al momento de comparar costos de primas, es conveniente averiguar los plazos de pagos de siniestros realizados por las diferentes compañías, dado que en la última campaña se registraron atrasos importantes en algunos casos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *