2 de marzo de 2010 07:39 AM
Imprimir

El campo cruzó a Cristina por "distorsionar la realidad

La Presidenta criticó al agro, al que acusó de no declarar su producción. Los dirigentes consideraron "una gran falacia" al discurso. Domínguez defendió el accionar oficial.

Los líderes rurales no se sorprendieron por las palabras que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al sector agropecuario durante la inauguración del 128º período de sesiones ordinarias en el Congreso, pero salieron a cruzar las afirmaciones presidenciales.Los dirigentes coincidieron en que la jefa del Estado “distorsiona la realidad” con sus afirmaciones en materia agropecuaria y volvieron a cuestionar la política oficial hacia el sector. También criticaron que en su discurso no haya hecho ninguna mención hacia el futuro.Ante la Asamblea Legislativa, Cristina planteó ayer que este año habrá “una muy buena cosecha, de más de 90 millones de toneladas”. Sostuvo que la campaña de maíz dejará más de 20 millones de toneladas, gracias a los “maíces que ya miden 4 metros”. Y volvió a cargar con sospechas a la actividad agropecuaria, al remarcar que su administración no había autorizado más exportaciones de trigo, “porque (los productores) no lo habían declarado”. Además, remarcó que el año pasado se cumplió casi la totalidad de la cuota Hilton.El presidente de Sociedad Rural (SRA), Hugo Biolcati, consideró “una lamentable rutina” a los dichos presidenciales sobre la realidad agropecuaria. “Tiene por objetivo confundir a la opinión pública”, consideró el dirigente. En diálogo con El Cronista, lamentó “el grotesco” de que la Presidenta “hable de plantas de maíz de 4 metros de altura, cuando el máximo no llega a los 2 metros”.Respecto al reto presidencial a los trigueros, Biolcati planteó “el productor no tiene lugar donde declarar su trigo, el que lo hace es el exportar en todo caso. La obligación (del ruralista) es declarar las existencias al final del ejercicio fiscal”.A su turno, el presidente de Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, puntualizó que “los problemas profundos del campo, con 60.000 productores menos, brillaron por su ausencia” en el discurso presidencial.”Hubiera sido más constructivo que la Presidenta brindara lineamientos oficiales de propuestas legislativas, en vez de hacer una descripción idílica de la realidad nacional’, indicó Buzzi, para quien Cristina privilegió “las chicanas y datos forzados para armar una mirada parcial del país productivo, como cuando mencionó la buena cosecha de trigo entrerriana, que no sirve para revertir una realidad incontrastable: que las políticas agropecuarias de este Gobierno son un fracaso”, completó.Para el titular de Coninagro, Carlos Garetto, hay en Cristina “una distorsión de la realidad”, pero manifestó que: “lo peor de esto es que es intencional”. Y abundó: “Que diga que necesitan que el productor declare sus cosechas (para ver si se exporta) es una burla a miles de hombres que siguen apostando por el trigo, con márgenes casi inexistentes”.Por su parte, el vicepresidente de SRA, Alejandro Delfino, lamentó que la Presidenta no aprovechara su alocución ante la Asamblea Legislativa para marcar las agenda 2010, con combate a la inflación a la cabeza, en lugar de apelar “a un discurso de barricada disimulado”.Poco después de que la dirigencia rural cuestionara a Cristina, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, recalcó que “no hay visión ni idílica ni catastrófica de la realidad y en aquellos casos que se presenta como una adversidad estamos trabajando en conjunto para construir soluciones, porque si al productor le va bien crecemos todos”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *