2 de marzo de 2010 12:36 PM
Imprimir

Enfermedades de la soja

En los últimos años hemos visto cómo ha avanzado en importancia la problemática de enfermedades de soja. Hoy es difícil asistir a cursos o charlas en los que las enfermedades no ocupen un lugar de privilegio. Ha habido también una presión comercial para imponer el tema, pero sin dudas, esta presión responde a un problema que crece año a año.

Hace algunos años no había en INTA, ni universidades, suficientes fitopatólogos especializados en soja. Hoy esa situación se ha revertido y la demanda de información es cada vez mayor.
Debemos comenzar a darnos cuenta que somos víctimas del monocultivo al que han llevado al sector las políticas perversas. En otros casos como la roya asiática, las esporas vienen por el aire y poco distinguen de cultivos antecesores, aunque una adecuada rotación generaría cultivos mas tolerantes a las enfermedades.

Enfermedades de fin de ciclo
En primer lugar sabemos que las enfermedades, mal llamadas, de fin de ciclo más frecuentes son “Mancha Ojo de Rana” (Cercospora sojina¨), “Tizón de la hoja” (Cercospora kikuchii) y Mancha marrón (Septoria glycines). La mancha ojo de rana fue encontrada por primera vez en nuestra zona en el mes de diciembre de 2005 por quien escribe junto al Ing. Alejandro Capridi y nunca había sido tan destacada hasta estos días. Esta es la enfermedad más importante de la soja en el norte de nuestro país, debido a que prospera con mayores temperaturas. El tízón de la hoja tiene mayor desarrollo con temperaturas algo menores y es muy importante en la latitud del centro de Santa Fe y norte de Entre Ríos, aunque este año también está presente en muchos lotes de nuestra zona. La que más desarrolla con temperaturas más bajas es la mancha marrón y esto hace que sea la enfermedad más importante de nuestra zona.
En la mayoría de los lotes de nuestra zona, en este año, se justificaron aplicaciones tempranas de fungicidas para controlar dicha enfermedad. Recordemos que la Septoria sp. pasa el invierno en los rastrojos de soja y sube a la planta por salpicado, entonces siembra directa, lluvia y surcos no cerrados hacen que el salpicado llegue mas arriba y la enfermedad se haga mas severa

Roya de la soja
La roya (Phakopsora) desde hace algunas semanas viene avanzando desde el norte del país y ya han sido registrados positivos de cazaesporas en nuestras latitudes hace dos semanas. En comunicación personal, con el Dr. Antonio Ivancovich, me informó que durante la semana pasada se encontraron lotes enfermos en la zona de Junín, con lo cual se podría suponer que ya hay enfermedad en nuestra zona, o que en muy pocos días va a estar con nosotros. La aparición de la enfermedad se producirá en los lotes más adelantados, pero el mayor perjuicio económico sin dudas, ocurrirá en sojas más atrasadas, que tendrán que pasar buena parte del desarrollo con la enfermedad presente. En estos lotes es donde se debe poner toda la energía para aplicar en caso de detección de enfermedad o con la certeza de tener la enfermedad en la soja, aplicar fungicidas curativos y preventivos, con poder residual, en aquellos lotes que por su fenología y fecha de siembra tendremos la certeza de que la enfermedad impactará sobre los rendimientos.
Esta enfermedad es muy fácil de confundir con otras y sólo profesionales especializados están en condiciones de detectarla en el campo con instrumental óptico apropiado. Si no se hace una detección temprana y la enfermedad avanza, los efectos serán sin dudas muy perjudiciales. Cabe considerar que este año hay muchos lotes de soja que se sembraron en fechas muy atrasadas y hoy se encuentran en finales de floración e inicio de formación de vainas. Esta situación genera una alta vulnerabilidad a nuestra zona debido a que, en estos lotes, que no son pocos, la enfermedad encontrará las condiciones para impactar sobre el cultivo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *