2 de marzo de 2010 13:21 PM
Imprimir

Avanza la erradicación de chiqueros clandestinos

De los 14 criaderos grandes, es decir con más de 40 animales, que había en el oeste de Godoy Cruz, 10 han sido erradicados. Se trata en su mayoría de chiqueros clandestinos que no sólo están prohibidos por la normativa vigente sino que, además, generan contaminación ambiental.

La relocalización de estos emprendimientos se enmarca en un programa de recuperación del pedemonte que la comuna está desarrollando con un subsidio de la Nación.

El director de Inspección General y Fiscalización de Godoy Cruz, Natalio Derinosky, detalló que a fines de 2008 se inició un censo para identificar los criaderos clandestinos de animales en el pedemonte del departamento.

El relevamiento permitió determinar que existían más de 30, muchos con sólo un par de cabezas que se destinaban al consumo familiar. Pero dentro del total habían unos 14 de tamaño importante, es decir con más de 40 animales.

La ordenanza 2837, del 89 (que luego fue modificada), regula la actividad y establece la prohibición de la "tenencia de aves de corral, aves, conejos, porcinos, ovinos, caprinos, equinos, roedores y demás animales que se críen en las zonas determinadas como industrial, comercial, residencial o residencial mixta". Derinosky subrayó además que Godoy Cruz es un municipio netamente urbano y que el crecimiento sólo puede registrarse hacia el oeste.

Por eso, decidieron hacer cumplir la normativa en el marco de un programa de recuperación del pedemonte, que se pudo concretar con un subsidio que otorgó a la comuna -también a las de Las Heras y Capital- la Secretaría de Ambiente de la Nación.

La propuesta contemplaba la limpieza y cicatrización de los basurales, en los que luego se plantaron unos 8 mil forestales autóctonos, principalmente aguaribayes. También, la erradicación de los criaderos clandestinos de cerdos, una actividad que hace más de 30 años se desarrolla en la zona.

Los chiqueros implican una problemática compleja, ya que para alimentar los animales se utilizan los residuos orgánicos de la recolección, lo que genera focos de contaminación y malos olores, a lo que se suman las quemas del resto de los desperdicios.

Además, cuando los criaderos no están en buenas condiciones, los cerdos pueden contraer triquinosis, que enferma a quienes ingieren la carne. El director de Inspección General y Fiscalización indicó que se han ido controlando estas situaciones, para frenar las fogatas y asegurarse de que el ganado sólo coma los remanentes de panaderías, supermercados y verdulerías.

También se fue notificando a los propietarios que no podían seguir desarrollando esta actividad en el departamento; se les dio un tiempo para que busquen otra localización y se les ofreció un subsidio para que se trasladen, cuyo monto varía entre los dos mil y ocho mil pesos de acuerdo a la cantidad de animales. Este dinero tiene como finalidad que puedan desarmar los corrales y volver a construirlos en el nuevo sitio con las condiciones sanitarias adecuadas.

Derinosky señaló que la crianza está permitida en algunos sectores de Guaymallén, Maipú, Lavalle y el Valle de Uco y que los mismos criadores se deben encargar de buscar un lugar y en muchos casos han optado por alquilar un espacio en una finca (la mayoría había ocupado tierras fiscales). A cambio del subsidio, deben firmar un compromiso de que no volverán a dedicarse a la crianza en Godoy Cruz.

Varias de estas re localizaciones se han concretado días antes de la entrega de nuevos barrios, que se han construido para erradicar asentamientos. Así ocurrió con el Posta del Sol, en donde ahora viven los habitantes de Los Pajaritos y en las inmediaciones estaban desde hacía más de 10 años los criaderos Quinteros y Jofré. También se erradicaron corrales con caballos y otros con cerdos denominado La Bloquera.

Dentro del mismo programa, el año pasado se invitó a los carreteleros a entregar sus carretas a cambio de un subsidio de 5 mil pesos. En mayo, unas 50 familias decidieron aceptar la propuesta y firmaron un compromiso de no volver a la calle. Si bien algunos tenían en mente un emprendimiento a desarrollar, otros no habían decidido qué hacer con el dinero y unos pocos han retomado la tarea.

Jorge Teves, secretario de Gobierno (quien entonces era director de Desarrollo Social y organizó el proyecto), señaló que están a la espera de la segunda cuota del subsidio de Nación para ofrecer alternativas a los carreteleros que no se sumaron el año pasado. Sandra Conte.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *