9 de noviembre de 2012 10:39 AM
Imprimir

Apuesta vacuna y dudas ovinas

URUGUAY : La ganadería pasó a tener dos zafras con el sostén de precios de exportación inéditos para esta época del año.

El final de año de la ganadería es a toda orquesta. La zafra de toros ha ratificado que el precio de los reproductores sube más de 10% anual por tercer año consecutivo. La apuesta ganadera se confirma en otros datos pero empieza a marcar algunos contrastes incipientes. En efecto, mientras las vacas son una proporción de la faena cada vez menor, la de ovejas parece empezar a aumentar. Esto puede estar empezando a marcar una señal de que los ovinocultores pierden la paciencia ante la baja que ha tenido el precio del cordero. Los últimos dos meses del año son los de mayor actividad para la industria frigorífica y ese cierre de año empezará a mostrar cuán fuerte es la retención en los vacunos y si se mantiene o no la actitud de retención de vientres ovinos.

Los vacunos con luz verde

Tras un período en el que sintió la presión causada por la crisis europea y que no tuvo el impulso que EEUU y China están dando, el sector ganadero termina el año de una forma rutilante. Los precios de exportación son los mayores del año, superan a los que había un año atrás y han vuelto a ubicarse por encima de los US$ 4.000, algo que había sucedido brevemente en marzo de este año y un poco más prolongadamente entre abril y junio del año pasado.
Dado que el cupo Hilton se cumple a mitad de año y es un factor que mueve el precio del mix de productos que Uruguay exporta, bien puede destacarse que es la primera vez que el precio promedio de exportación de la carne uruguaya logra superar los US$ 4.000 en forma estable en el segundo semestre de un año.
También merece destaque que sean las dos principales potencias mundiales, EEUU y China, las que se lleven el destaque en las ventas de octubre. Ambos países duplicaron sus compras respecto a octubre del año pasado.
Lo  de EEUU es conocido: la sequía, el descenso en la producción de maíz y la menor oferta interna.
Pero lo de China es más interesante en cierto sentido porque puede estar marcando una tendencia duradera. No hay en este caso una zafralidad que esté explicando el ascenso en las compras.
Por todo lo anterior cabe pensar que la segunda zafra ganadera tendrá precios relativamente tranquilos y permitirá a los productores una facturación acorde a las crecientes necesidades salariales y de aguinaldos. A su vez empezará a marcar el final del período de restricciones más agudas en la oferta ganadera que ha tenido que sufrir la industria frigorífica.
El empuje de los precios de exportación empiezan a reflejarse en una mejor capacidad de venta por parte de la industria frigorífica. El valor del novillo tipo que elabora INAC en base al precio del conjunto de los cortes que la industria vende. Desde un máximo de US$ 1.253 por novillo a mediados del año pasado, ese precio había ido bajando durante 12 meses hasta junio de este año cuando se ubicó en US$ 1.122. Pero en los últimos cuatro meses ha repuntado gradual pero sostenidamente a US$ 1.168. El período de mayor oferta ganadera del año llega con pasturas abundantes y precios de exportación en ligero ascenso. ¿Amortiguará eso la caída de los precios que ocurrirá hasta el final del año? ¿Volverá a repetirse la tan fuerte faena que se ha dado en los últimos dos años en noviembre y diciembre?
La industria tuvo en setiembre el menor margen por animal faenado desde 2010. Es posible que quiera recuperar su rentabilidad menguada a lo largo de este año. En parte la puede ir recuperando, porque en octubre la faena sumó su sexto mes de ascenso, tomando períodos de 12 meses.

Una zafralidad diferente

El invierno es cada vez menos el determinante principal de la oferta de vacunos. Históricamente, el pico de ventas ocurría en mayo. Previo al invierno, muchas veces determinado por la caída de la primera helada fuerte. La mayor faena de la historia ocurrió en mayo de 2006, que fue, justamente el año de mayor faena de vacunos de la historia uruguaya. La segunda mayor faena de la historia fue también en mayo de 2008.
Eso ha cambiado en los últimos años, en los que el último trimestre es el que va acumulando más oferta. Van tres años con una faena en diciembre superior a los 200 mil vacunos, algo que nunca había pasado.
En octubre de este año la faena ya pareció mostrar que la tendencia a diferir ventas se reitera. La actividad en el mes pasado subió 17% respecto a la de 2011. Pero ese fuerte ascenso se compone de un crecimiento muy fuete en la oferta de novillos, cuya oferta creció 23%, mientras que en las vacas el crecimiento fue de 10%. Este aumento en la oferta empieza a sentirse en los precios y debe ser un factor para la toma de decisiones. ¿Conviene al productor dejar el ganado pastando y venderlo más pesado sobre final del año? ¿O venderlo ahora antes de que el precio baje? El año pasado los novillos valieron US$ 10 menos en diciembre respecto a octubre. Aunque la baja de precios fue importante, el peso promedio de faena fue mayor de 502 kilos en octubre a 517 kilos los pesados novillos de diciembre.
Este año el peso de faena muestra una tendencia sostenidamente ascendente, todos los meses el peso de los novillos ha sido mayor a igual mes de 2011.
Otra tendencia interesante que se va dando en los vacunos es el de una moderada retención de vientres. La participación de las vacas en la faena es cada vez menor. Fue de más de 53% en 2009 y 2010, pero luego ha bajado a 47% el año pasado y al 46% este año.
Eso significa que la faena en términos absolutos casi no cambia. Pero tanto por un descenso en la edad de entore como por un mayor ingreso de vaquillonas en el rodeo que ocurrirá en el mediano plazo, el stock irá en ascenso.

Entre Corea e Il Tramonto

Las tendencias anteriores son consecuencia de señales claras que recibe la ganadería. El momento es interesante porque el precio de la hacienda es muy interesante. Y eso se nota en varios aspectos.
Vale más un novillo uruguayo que uno australiano o brasileño. Es algo inédito. Pero tiene sustento. La carne uruguaya ha ganado prestigio a nivel mundial. A US$ 3,70 por kilo de carcasa (se consigue más todavía) el novillo en Uruguay está 30 centavos por encima del precio del novillo en Australia y 50 centavos por encima del precio en San Pablo.
Sostener esa diferencia no es fácil. Las exportaciones de Australia y Brasil van en ascenso. En el caso de Brasil, las ventas de octubre totalizaron 100,6 mil toneladas para la carne fresca. En setiembre habían exportado 90 mil y en octubre del año pasado habían sido 75 mil toneladas.
En el caso de los australianos, como sucede en Uruguay, la venta a EEUU sostiene el crecimiento. Además una situación muy cercana a la sequía estimula a la oferta ganadera.
Las exportaciones australianas también crecieron fuerte con destino a Corea del Sur.
Esta semana fue un buen ejemplo de las oportunidades que Uruguay tiene por delante.
La enorme cantidad de público que se acercó a la competencia organizada por la Rural de Soriano y la Asociación de Consignatarios de Ganado es una muestra del estado de ánimo. El cupo 481 permanece como una gran oportunidad a ser explotada plenamente. Mientras, los veterinarios coreanos revisaban frigoríficos como lo harán la semana que viene con miras a su habilitación para exportar al país asiático. En 2013 solo quedará Japón como mercado relevante que rechaza a la carne vacuna por vacunar contra aftosa. La apertura de mercados por países y por productos son dos de las vías por las cuales el diferencial de precios de Uruguay puede mantenerse y consolidar el salto productivo que ya está transcurriendo.

Dudas con los ovinos

La faena de ovejas fue en octubre la mayor del año, superó a la de octubre de 2011 y en la última semana, la entrada de ovejas a las plantas de la industria frigorífica fue la mayor del año. El ingreso de ovejas a frigoríficos ha comenzado un gradual ascenso. Es todavía muy bajo, porque la apuesta que los productores hicieron el año pasado y en el primer semestre de este año fue muy fuerte y todavía se mantiene. Pero hubo un ajuste a la baja en el precio del cordero y una baja de la lana en el primer semestre de este año. ¿Empiezan a seguir el camino inverso al de las vacas? Todavía es temprano para saberlo. Los ovinos tienen una sola zafra en términos de faena. Es la de los últimos tres meses del año.
Luego de transcurrir mayoritariamente por debajo de la faena del año anterior, la de octubre se situó levemente por encima de la del año pasado. ¿El comienzo de una suba en la faena de ovinos que frene el crecimiento de la majada? Todavía es temprano para saberlo. Si el cordero detiene su descenso en los actuales valores, la majada puede seguir el crecimiento que viene sosteniendo desde el año pasado.

 

 

La faena irá en gradual ascenso

 

Todavía no se han divulgado oficialmente los datos de stock ganadero a mediados de 2012. Pero ya puede saberse que uno de los datos destacados será lo escaso de los novillos de dos a tres años, que a mediados de este año eran unos 700 mil, 170 mil menos que los que había a mediados de 2011. Es un factor que está por detrás de lo que puede esperarse será una suba más gradual de la faena en noviembre y diciembre respecto a lo que sucedió en 2011. Porque además el año pasado la abundancia forrajera era menor y el agua faltó sobre el final de la primavera. Pero a la vez, 2013 empezará a mostrar la persistencia de la tendencia a un gradual aumento de la faena, que a octubre lleva seis meses expresándose. Para períodos de 12 meses móviles la trayectoria de la faena será gradualmente ascendente. Este año cerrará con 2,05 millones de vacunos faenados, 40 mil más que en 2011. Para 2013 la faena debe superar los 2,1 millones. Lejos de los tres millones que la industria precisa. Pero empezando a recorrer ese camino

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *