3 de marzo de 2010 06:28 AM
Imprimir

La CE da luz verde para el cultivo de patata transgénica

La CE ha aprobado un permiso muy polémico para cultivar una patata transgénica, desde hace 12 años la UE sólo ha autorizado el comercio de nuevos Organismos Genéticamente Modificados (OGM), pero no su siembra.

La Comisión Europea (CE) ha aprobado hoy un permiso muy polémico para cultivar una patata transgénica, pues su tramitación ha sido muy controvertida y además, desde hace 12 años la UE sólo ha autorizado el comercio de nuevos Organismos Genéticamente Modificados (OGM), pero no su siembra.

 El Ejecutivo comunitario ha aprobado cinco nuevos expedientes de OGM, entre ellos el cultivo de la variedad de patata "Amflora", vendida por la alemana BASF, que se destinará para almidón y productos industriales pero no para alimentos humanos.
 Actualmente, en la UE solamente está permitido el cultivo de un tipo de OGM: un maíz aprobado en 1998 que se siembra en España y en otros países; sin embargo, el mercado europeo sí permite la importación y el comercio de muchas clases transgénicos.
 Bruselas ha aprobado unilateralmente los cinco transgénicos después de que entre los países de la UE no haya habido acuerdo ni a favor ni en contra de tales OGM, pero en el caso de la "Amflora" el proceso de tramitación ha durado más de ocho años y su resistencia a antibióticos ha suscitado mucha controversia.
 Además, con la decisión de hoy el nuevo equipo de la CE ha empezado a dar la cara respecto al futuro de las políticas sobre transgénicos y ante el bloqueo y las diferencias constantes entre los Gobiernos ha anunciado que en verano propondrá un cambio en las reglas sobre estos productos.
 Respecto a la patata Amflora, ha desbloqueado un expediente que dejó congelado la anterior CE.
 Y es que desde que en 2004 la UE levantó la moratoria contra los OGM, todos los nuevos transgénicos han sido autorizados por Bruselas unilateralmente, porque no obtienen un apoyo mayoritario de los países, ni de la opinión pública, lo que ha ralentizado mucho el desarrollo de este tipo de tecnología.
 Asimismo, hay seis países, entre ellos Francia, que aplican moratoria contra los OGM.
 El comisario europeo de Sanidad, John Dalli, ha confirmado su intención de dar más libertad a los países a la hora de decidir si quieren o no OGM en su territorio.
 Los cinco expedientes de OGM aprobados son: una patata para cultivo con fines industriales, la utilización de la fécula de esa patata como pienso, así como la importación y venta, pero no el cultivo de tres tipos de maíz transgénico -vendidos por Monsanto- para alimentos y piensos.
 Dalli ha insistido, en rueda de prensa, en que todos estos OGM tienen informes favorables de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA).
 Pero en el caso de la patata Amflora, la tramitación comenzó en 2004, con informes de Suecia y ha habido vaivenes en la remisión del expediente a la AESA, que también publicó informes en coordinación con otras agencias europeas, la EMEA (medicamento) y ECDC (control de enfermedades).
 El problema fue la resistencia a los antibióticos de la patata, por lo que ha habido muchos análisis y la CE ha concluido que es apropiado autorizarla.
 El comisario europeo de Sanidad, ha asegurado que la patata sólo se usará para almidón, tal vez para piensos pero no para alimentos humanos y ha advertido de que además, no todo el mundo podrá cultivarla, sino sólo los productores que tengan contrato con la empresa que comercializa sus semillas.
 Respecto al impacto en el medioambiente de su cultivo, ha esgrimido que estará muy controlado y que además, es difícil la mezcla porque esa variedad es "incompatible" con otro tipo de patatas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *