3 de marzo de 2010 06:49 AM
Imprimir

Uruguay   –   Se habla tan bien de Paysandú que los criadores de Texel desean participar

La presencia de la raza Texel ha logrado un significativo aumento en los últimos años en las muestras ganaderas que se desarrollan en Paysandú, hecho que se confirma con la asistencia de cuatro cabañas a la reciente Expo Ovina de Paysandú.

Paysandú tiene algo muy especial que nos atrae”, fueron los primeros conceptos a EL TELEGRAFO, de la criadora Jaqueline Booth de Martin. “Nos reciben muy bien, están organizados y brindan a la gente una buena atención. Basta mirar la pista de remate con mesas, sillas, manteles, además del entorno del predio, con los bancos en el césped, sombrillas, cosas chicas que hacen la diferencia con otros lugares”, puntualizó.
En las reuniones de la Sociedad de criadores de la raza “se habla tan bien de Paysandú que otros expositores se animaron a venir”, señaló la principal –junto a su esposo–, de la cabaña coloniense “La Chiquita”.
La pionera en venir a esta zona entiende que “se ha sembrado bien ya que cada vez tenemos más preguntas e interés por la carne ovina”.
“Cada cabaña tiene su sueño del ideal de Texel a seguir y por eso se nota la diferencia entre las cabañas, pero cuando se habla de carne la finalidad es una sola. Se buscan cuartos muy pulposos, el grosor del animal”.
Sostuvo que el Texel en Uruguay “va adelantando muy bien y también tenemos éxito en Argentina”. Acotó que hace un par de semana atrás los argentinos realizaron su más grande exposición en la localidad de Ayacucho de la que participan cientos de productos. Precisamente, un criador “nos envió un mail indicándonos que un animal que le habíamos vendido nosotros obtuvo con hijos de ese carnero todos los premios, menos el reservado de la muestra”.
En “La Chiquita” la orientación es hacia un animal de tamaño mediano, grueso y con mucha musculatura. “Encontramos que hijos de carneros de esta genética son los primeros en terminarse, incluso 40 días antes otros corderos. Cuando uno ya los cobró, los otros siguen comiendo pasto”, acotó.
Manifestó que “en Uruguay con la señalada que tenemos y siempre hablando de la carne ovina, tenemos que tener mejores madres”.
Argumentó que en su establecimiento “comenzamos cruzando Ideal con Texel y al nacer los primer corderos nos dimos cuenta que teníamos que quedarnos con las hembras. Es otra cosa, nacen pesados y bien rellenitos, totalmente distinto un cordero cruza a uno Ideal, por ejemplo”, agregando que “las razas laneras son para otra cosa”.
Para la criadora “la madre media sangre es la que produce mellizos. Tiene mucha leche y cría bárbaro a los corderos”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *