12 de noviembre de 2012 15:36 PM
Imprimir

¿Sin cosecha récord?

Caen abundantes lluvias y se alejan las esperanzas de una cosecha récord. La campaña 2012-2013 pasó de una brutal sequía a inundaciones y anegamientos.

En su último Panorama Agrícola Semanal (PAS), la Bolsa de Cereales porteña aclaró que, hasta ahora, sólo fue sembrado el 45 por ciento de los 3,4 millones de hectáreas previstas.
La asociación Maizar, que agrupa a la cadena de valor del sorgo y del maíz, admitió que mantienen las previsiones de 27 millones de toneladas, pero que la cifra variará según el escenario que deje el agua.
Aún queda el consuelo de la siembra tardía, en diciembre, una práctica muy utilizada durante 2011, con la certeza de que los rindes son más bajos que en las implantaciones tempranas.
A pesar de que 2012 fue el año que más maíz se exportó, con la autorización para quince millones de toneladas, el futuro no luce demasiado prometedor.
La ventaja de la soja, de acuerdo al analista Pablo Adreani, es que puede sembrarse en una segunda posibilidad (diciembre o hasta enero). Este especialista aventura una cosecha de 20 millones de toneladas para maíz y ya recomienda olvidarse del pronóstico de 55 millones en soja.
Desde la Bolsa de Comercio de Rosario, la Guía Estratégica del Agro (GEA) señaló que, en la zona núcleo, se sembró el 50 por ciento de la soja de primera, dejándose para más adelante los lotes donde no se pudo entrar por la saturación hídrica.
Resumen: a nivel nacional, se cubrió con la oleaginosa el 10,8 por ciento de los 19,7 millones de hectáreas programadas. “Es un año muy difícil. Hay zonas con lluvias de 450 milímetros en diez días, lo que no cae en medio año”, confió Adreani.
También señaló que no deben perderse de vista las pérdidas en trigo, cebada, garbanzo y lenteja, los últimos tres cultivos con hipersensibilidad a los excesos de líquido.
La principal discusión pasa por determinar cuántas hectáreas están bajo agua.
“¿Cuál es la diferencia entre un espejo de agua y un campo donde no puede entrar un tractor o una sembradora porque no tiene piso?”, se pregunta el director ejecutivo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Alfredo Srodek. La respuesta, una sola: el nivel de afectación es similar.
En cuanto al trigo, la Bolsa de Cereales porteña mantiene su previsión de 10/12 millones de toneladas porque el sudoeste y el sudeste bonaerenses permanecen intactos.
El cereal brinda un rinde de 1.140 kilos por hectárea. Como no está alejado de los valores históricos, representa una buena noticia. Hasta el momento, se levantaron 486 mil toneladas (12 por ciento del área implantada).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *