4 de marzo de 2010 07:01 AM
Imprimir

Trabajadores tomaron un frigorífico

Los empleados del frigorífico Tomás Arias se encuentran tomando las instalaciones de la planta, a la espera del pago del salario de enero. Sostienen que son rehenes de una disputa empresarial, y que sólo quieren conservar su fuente de trabajo. De no obtener respuestas hoy, endurecerían las medidas de fuerza.

EL DATO
La Oncca otorgó al Tomás Arias un cupo de 32,2 toneladas de cuota Hilton para comercializar a Europa en los próximos meses.

Unos 300 empleados del frigorífico Tomás Arias, de la localidad de Riachuelo, se encuentran tomando pacíficamente esa planta industrial desde el lunes, a la espera del pago de su salario correspondiente al mes de enero. Los operarios argumentan que son rehenes de una disputa comercial entre el propietario de la empresa y un empresario alemán que desde hace un año alquila las instalaciones para explotar la industria. En un marco de desesperación por su situación salarial, anunciaron que si no obtienen respuestas para hoy, endurecerán las medidas de fuerza.
La semana pasada se habían reunido las partes en la Subsecretaría de Trabajo y habían establecido un plazo para la regularización del salario del personal que vence hoy, a las 10. Sin embargo, los operarios del Tomás Arias decidieron el lunes al mediodía parar sus actividades y copar la planta en forma pacífica, en un estado de total desesperación, pues aún no han percibido sus haberes correspondientes a enero, y en los próximos días debería pagarse febrero.
A la espera de definiciones, unos 300 empleados aguardan en el lugar, apostados en tandas de 100 personas por turno. “A la planta no entra ni sale nadie, solamente la gente de la empresa con quienes tenemos conversaciones permanentes”, señaló a El Litoral René Romero, referente local del Sindicato de la Carne. El líder del sector estimó, en este aspecto, que “los empleados están desesperados, hace dos meses que no cobran y estamos en una situación extrema”.
Respecto a las negociaciones que vienen llevando a cabo, Romero explicó que el pasado miércoles, había sido el propietario del frigorífico quien comprometió el pago del salario de enero al personal, y no el inversionista alemán que alquila las instalaciones para explotarlas. Este sería otro capítulo de la puja que mantienen ambos empresarios, y en la que los empleados del frigorífico están en medio. “No podemos ser rehenes de una puja empresarial. Nosotros queremos trabajar”, dijo René Romero, quien relató que durante el mes pasado, fueron los empleados del frigorífico quienes gestionaron los animales para faenar y que el frigorífico no pierda la matrícula.
Además, Romero comentó que la empresa tiene convenios para comercializar carne con países como Rusia, Venezuela y Chile, además de una asignación de 60 toneladas de cuota Hilton para exportar a Europa. “Está visto que queremos trabajar, son estos empresarios los que no nos permiten realizar nuestro trabajo”, concluyó el referente sindical.

Incertidumbre
No obstante, los operarios del Arias se encuentran envueltos en una incertidumbre sobre la continuidad o no de la explotación de la planta por parte del inversionista alemán que hace un año se hizo cargo del frigorífico. En este marco, Romero reconoció que desde la toma de mando por parte de la empresa de capitales europeos, el trabajo en la planta de Riachuelo mejoró notablemente, como así también la cuestión salarial, ya que ningún empleado de la industria percibía menos de $1.600. Sin embargo, el 2010 arrancó con una puja empresarial que no permite continuar con las faenas, justo en momentos en que comenzaron a abrirse los mercados internacionales para la empresa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *