22 de noviembre de 2012 12:25 PM
Imprimir

Con guías “truchas” del SENASA comercializaban carne de Córdoba

La Unidad Fiscal de Delitos Criminales investigó el caso y ordenó la detención de cordobeses y de comerciantes locales.

Un importante trabajo ilícito en el que se traficaba una importante cantidad de carne desde Córdoba para comercializarla falsificando documentación fue desbaratado después que el administrador del Frigorífico Municipal, Hernando Álvarez, descubriera la maniobra y diera inmediata participación a la Justicia. En el hecho se encuentran involucrados tres cordobeses y habría varios comerciantes locales.
Según la información a la que pudo acceder este diario, la denuncia fue realizada en la primera semana de octubre en la Fiscalía General y de allí girada a la Unidad Fiscal de Delitos Criminales desde donde se ordenaron las medidas a seguir en base a la documentación presentada por el denunciante y otros elementos de pruebas reunidos por la misma fiscalía.

Investigación
Álvarez, el administrador del Frigorífico, descubrió el hecho después que le resultara extraña una serie de documentos que presentaron los transportistas, de apellido Mangini -padre e hijos oriundos de Córdoba- que trasladaban la carne desde esa ciudad a ésta. La mercadería provenía de la distribuidora “Estancia del Sur” de la provincia mediterránea y este contrabando lo habrían realizado estas personas desde hace más de un año.
Ante la sospecha, Álvarez solicitó informes de las guías presentadas -que tendrían sello del SENASA- y al compararlas sospechó que podrían haber sido adulteradas. En este sentido y en coincidencia con la llegada del transporte con mercadería solicitó su secuestro. El procedimiento se realizó en forma preventiva y allí sus sospechas se habrían confirmado, ya que se determinó que los permisos de tránsito federales presentados en el Departamento de Inspección Veterinaria de la Municipalidad de la Capital no se correspondían con la numeración del establecimiento del frigorífico de origen.
El camión fue secuestrado en el Frigorífico Municipal y se dio intervención al juez de Faltas Municipal. Ese día la mercadería secuestrada se valuó en alrededor de 160.000 pesos y se iba a comercializar en locales. Con documentación en mano, Álvarez realizó la denuncia penal y desde la Unidad Fiscal, la Justicia ordenó varias detenciones: en Córdoba los transportistas de apellido Mangini y en Catamarca de varios comerciantes del rubro sindicados del delito de “falsificación de instrumento público”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *