4 de marzo de 2010 08:03 AM
Imprimir

Quién es el culpable del aumento de la carne

Mientras no se percibe a corto plazo una disminución en los precios de la carne, desde la Dirección de Comercio e Industria en Santa Cruz no se logró aún elaborar la canasta alternativa. Además se "pasan la pelota" entre productores ganaderos, propietarios de frigoríficos y el Gobierno nacional, pero lo cierto es que nadie ofrece una solución al respecto.

Lejos de encontrar políticas a corto plazo para solucionar el problema de la carne, todos los sectores intervinientes en esta cuestión "le tiran la pelota al otro", como se dice en la jerga popular, mientras tanto los sectores más vulnerables y la sociedad en general asoman como los únicos damnificados, pese a disminuir el consumo en todo el país.
Al parecer esta problemática tiene ribetes políticos y revanchistas entre sectores que detentan el poder en la Argentina, como lo son el actual Gobierno nacional y los ligados a la mesa de enlace, representando a los productores agropecuarios. Mientras tanto y como se dijo anteriormente los grandes perjudicados son los consumidores, que no sólo ven incrementos permanentes en los precios de la carne (ver recuadro), sino que debido a ello se ven obligados a disminuir el consumo de este producto que tanto caracteriza a la Argentina.Arreglos transitorios
Así calificó Ernesto Cruces, presidente de la Cámara de Comercio de Río Gallegos, a la canasta alimenticia que estaría elaborando la directora provincial de Comercio e Industria, Paola Knoop. Vale recordar que hace más de dos semanas que se están realizando reuniones para elaborar un kit con productos alimenticios de precios más bajos, de modo que la ciudadanía en general pueda hacer frente a los altos precios generados, ya que la carne no es lo único que aumentó sus precios. Sin embargo hasta el momento no hay novedades al respecto, "el tema de la carne escapa a nuestras posibilidades porque no son cosas que podamos solucionar desde Río Gallegos, más allá de los esfuerzos que podamos hacer para armar una canasta con cortes básicos", dijo Cruces. De esta manera destacó que el tema es una cuestión más ligada al ambiente político, "ya que los precios tendrán que ser bajados con una política bien definida que no se maneja en Santa Cruz, y que tendrá que ser manejada desde Buenos Aires a través de la Secretaría de Comercio de Nación y su par de la provincia, y en esa parte no tenemos nada que ver", aseguró Cruces.Frigoríficos o productores
Por otra parte el debate transita también entre los propietarios de los frigoríficos y los productores ganaderos, ya que mientras los primeros culpan a los segundos, estos se desligan y le tiran la pelota al Gobierno nacional. Prensa Libre dialogó con uno de los propietarios de un frigorífico de Trelew, el señor Jorge Del Río, que al ser consultado por el aumento indiscriminado de los precios manifestó que: "nosotros no tenemos la culpa, el inconveniente es que no hay terneros para engordar, y mucho menos para el feed lot (engorde a corral)", aseguró remarcando que la escasa oferta que hay provoca que aumenten los precios porque los ganaderos especulan con la venta. Consultado por el panorama del precio de la carne de cara al consumidor, no fue para nada alentador. Es que desde los medios nacionales se indica que bajó en más del 25 % el consumo de la carne, realidad que no es ajena a Santa Cruz tal cual lo indicado por algunos propietarios de carnicerías en esta ciudad capital.
Por otro lado y contrariamente a lo expresado por el titular de este frigorífico, el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, consideró infantil atribuir el incremento de precios de la carne a que los productores se guardan los novillos. En su paso por esta ciudad el fin de semana pasado, el titular de la SRA, manifestó además que «la ausencia de previsibilidad ha repercutido negativamente en la intención de siembra. Así pasamos de los primeros puestos entre los países productores a las últimas posiciones», aclaró. En este marco cabe destacar que la escasez de terneros, y según lo expresado por diversos entrevistados, se debe en gran medida a la conveniencia de sembrar soja, producto mejor cotizado a nivel internacional y de menor riesgo y facilidad de producción.
"Los productores aprovechan el precio internacional de la soja, pero esto es una constante puja de intereses entre el sector productor argentino y el Gobierno, que luego de la resolución 125 (derogada) se acrecentaron las diferencias y las consecuencias de esos enfren-tamientos es el faltante de carne que tenemos hoy", finalizó Cruces.El consumo de carne sigue disminuyendo, no sucede lo mismo con el precio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *