4 de marzo de 2010 02:03 AM
Imprimir

Nos quedaremos sin trigo

El villamariense Carlos Seggiaro expuso por la Federación Agraria. También disertó el subsecretario de Agricultura de la Nación

Las Jornadas Trigueras, realizadas en la ciudad de Leones, en la sede social del club homónimo, fueron escenario para las expposiciones del licenciado Carlos Etchepare, director de Canal Rural y analista económico y político -actúo además de moderador de las ponencias de los representantes de segunda línea de la Mesa de Enlace, entre ellos el villamariense Carlos Seggiaro por la FAA- y el Subsecretario de Agricultura de la Nación, Oscar Solís.
Etchepare comenzó su disertación manifestando: “Si Leones quiere seguir teniendo Fiesta, debemos seguir teniendo trigo”, situación que por su análisis se vislumbra como muy difícil.
Sostuvo que las entidades tienen propuestas para llevar a los organismos de toma de decisiones, y se espera que con el ingreso de los “legisladores agropecuarios” algo pueda revertirse a favor de los requerimientos de la Mesa de Enlace.

Mercado internacional

Etchepare indicó que la demanda mundial de trigo crece, y la conjunción oferta-demanda estará muy ajustada en 2010-2011, porque hay muchos países en el mundo que están dejando de producir trigos y se dedican a otros cultivos. Eso hace que los precios de pizarra hoy sean de entre 50 y 70 dólares más por tonelada que los precios que se manejaban hasta la campaña anterior. Los precios de la actualidad están entre 180 a 190 dólares por tonelada.
“La última campaña fue tan reducida que nuestro país quedó en último lugar en la escala de productores de trigo en el mundo, y es un dato que no se puede soslayar”, enfatizó el analista.
Indicó que “hemos bajado en cuatro millones de hectáreas las áreas dedicadas a esta producción”, y agregó, que “el trigo obtuvo subas en el precio de 60% cuando el pan, del tan expuesto mercado interno, aumentó el 170%”.
A continuación, realizó un análisis en el que coincidió con casi todos los representantes de la Mesa de Enlace (exceptuando a Seggiaro), quienes manifestaron el consabido pedido de mercado libre, responsabilizando al Gobierno nacional del cuidado del mercado interno en perjuicio de las exportaciones.
Al reclamo, le sumaron la oposición a los subsidios a los molinos harineros, ya que señalaron, estos hacen caer la competencia y no brindan ningún beneficio como valor agregado en la exportación de harinas -según sus puntos de vista- ni al sector exportador ya que, sostienen, no fue perjudicado en esta toma de decisiones, sino que todo lo contrario.
Otro de los fuertes reclamos fue sobre lo que los integrantes de la Mesa de Enlace denominan “listas”, en referencia a las nuevas exigencias de inscripción de todos los productores y acopiadores, en el marco de normalizar la producción y clarificar las toneladas producidas en cada región, una medida promovida por el Gobierno nacional.
Infaltables como siempre que se presenta la Mesa de Enlace, el tema retenciones ocupó un gran espacio de explicaciones, gráficos e improperios, burdos en algunos casos, hacia la presidenta de la Nación, su esposo y el entorno gubernamental, pidiendo también que a la ONCCA la maneje el parlamento nacional.

"Mirar hacia adelante…"

Seggiaro, economista y asesor de varias cooperativas agrícolas, con una óptica más amplia y optimista, plateó “mirar hacia delante, y no quedarse con la foto, sino ver toda la película”.
“El mercado internacional sufrió en 2009 la peor crisis de los últimos sesenta años, dijo, lo que dio un contexto internacional negativo, y si a eso le sumamos las situaciones climáticas, la sequía terrible que afectó a toda la zona triguera, veremos que ese fue realmente lo que afectó la intención de siembra de los productores trigueros”, consideró.
Dijo que “por eso Entre Ríos, que podría considerarse una de las provincias donde los productores estaban más enfrentados con el Gobierno nacional, fue una de las que más trigo produjo, incluso aumentó su área de siembra”.
“La intervención del Gobierno, no afectó a toda la cadena sino al sector agropecuario, pero debemos tener claro, que la política no es tener razón, sino tener espacios de poder donde se toman decisiones. Pero en el medio, hay que actuar y ver la cadena de valor que se negocia, y aprovechar ese proceso de cara a la próxima campaña”, sostuvo el economista.
Explicó que la economía mundial sale lentamente del pozo donde estuvo sumergida en 2009 y, además, Canadá y Australia, al igual que Argentina, mermaron su producción triguera, precisamente por la sequía.
Señaló asimismo que el mercado del trigo no está visto dinámicamente, y no se pueden esperar perfiles de consumo, más allá del que demanda el crecimiento demográfico mundial, ya que la gente, en el mundo, por razones de tiempo, consume productos cada vez más elaborados y procesados, y a esto hay que mirarlo como parte de los futuros mercados y del proceso global de concentración, y ver la brecha enorme de precios y la escasa porción del precio en góndola de los productos elaborados que recibe el productor.
“Allí tenemos que apuntar para fijar estrategias, para que no desaparezcan los pequeños y medianos productores, hay que concentrarse en términos de negocios y estrategias”, agregó.
Sobre la campaña 2010-2011 indicó que los perfiles del suelo de este otoño, no son los mismo del año anterior, y más allá de las condiciones del mercado y del Gobierno, se aumentará la cantidad de hectáreas sembradas con trigo, se recuperará la producción y puede que ese sea un detonante para flexibilizar las relaciones del Gobierno nacional con los productores y sus representantes. Ese es el marco donde se encuentra el escenario triguero, un panorama de otras características que obliga a negociaciones distintas, manifestó el especialista en referencia a los cambios legislativos.
“Hay que mirar la película más allá del conflicto con el Gobierno, éste o el que sea; hay que organizarse, porque hay oportunidades para el trigo. Tenemos vecinos que necesitan trigo: Brasil, Bolivia, Perú, Chile… Es un esfuerzo que vale la pena discutir, porque esto va más allá de lo coyuntural”, concluyó el profesional.

Desde el Gobierno

Oscar Solís, subsecretario de Agricultura de la Nación, en una situación poco cómoda después de agresiones verbales recibidas, planteó cuáles son las prioridades del Gobierno, manifestando que hay que sentarse a discutir, a hablar, que con protestas e improperios y sin acuerdos aun en el disenso, no se avanza, ni como país ni como sector productivo, que sería importante que se analizara cada situación, pero en un marco de beneficio para todos y no para un solo sector.
“El Gobierno tiene planes y proyectos que llevará adelante si nos sentamos todos a la misma mesa y elaboramos acciones reales para la producción”, manifestó Solís entre otros conceptos y datos gráficos que mostró a los aproximadamente 150 concurrentes a las Jornadas Trigueras 2010.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *