23 de noviembre de 2012 14:14 PM
Imprimir

Lo mejor que le da la soja al país no es recaudación, sino ser importantes en algo?

Gustavo Grobocopatel cerró el 5º Encuentro de los Líderes, organizado por El Cronista Comercial, Apertura e Information Technology, con un auditorio repleto en La Rural y dejó la huella distintiva de un líder más reflexivo que analítico, de respuestas ?laterales? ?no evasivas? sobre lo que se le preguntó.

El ?rey de la soja? se dio el gusto de reirse de ese mote al atribuírselo (cándidamente) a la ?profesión monárquica de los periodistas?, que lo convirtieron ?en el primer rey de la Provincia de Buenos Aires?. Así se ganó el primer aplauso del auditorio. El segundo vino cuando dijo que ?a los presidentes hay que juzgarlos por su sucesor. A Menem hay que juzgarlo por lo que hizo De la Rúa, a Duhalde, por lo que hizo Néstor y a Néstor, por lo que hizo Cristina. Y así nos amigaríamos todos?.
El titular del grupo Los Grobo, empresa nacida en la Argentina y hoy regionalizada tras su expansión a Uruguay, Paraguay y Bolivia, analizó la situación económica del campo, del país y del mundo desde su costado más social. ?Hoy, el mundo es complejo y requiere de decisiones colaborativas, porque no estamos seguros de lo que va a pasar, como antes?. En esa frase resumió el proceso de negocios de Los Grobo, que pasó de empresa familiar a profesionalizar todo el management, inclusive incorporando socios, como el caso de Mitsubishi, que se unió el año pasado al negocio de la firma en Brasil.
?Estamos frente a un panorama sumamente positivo y el tema es ponernos de acuerdo para hacer esa construcción colectiva?. Como el hombre que mira su entorno sin por eso sentirse ajeno, expresó casi un deseo: ?la sociedad tiene que empezar a percibir el valor del empresariado como parte de la solución al problema social?.
De forma análoga se refirió a la soja. Lejos del fanatismo por ?el yuyo? argentino, que aporta ingresos fiscales clave, reconoció que el país se volvió más dependiente de la soja, pero que los verdaderos soja-dependientes ?son los chinos que la compran. La soja es una parte de la solución?, agregó Grobocopatel, para quien lo mejor que le da la soja al país no es recaudación, sino la posibilidad de ser importantes en algo. ?El tema es por qué no hay otras industrias que hagan lo mismo?.
En su análisis de la situación social argentina, indicó que ?hoy el debate se da en la calle? porque no hay partidos políticos activos, la sociedad civil se siente aplastada y los sectores de poder están dispersos. ?La calle no es un buen lugar para debatir?, opinó y fue contundente: ?el 8N es triste y la 125 es triste, porque hablan de una sociedad que no puede dialogar donde hay que dialogar?.
Haciendo un ?mea culpa? sectorial, Grobo reconoció que los empresarios han puesto foco en los impuestos y no en la calidad del Estado. Inmerso en un sector que tiene el reclamo por las retenciones como estandarte, expresó que ?cambiar las estructuras tributarias es difícil, pero se puede mejorar la calidad? del retorno que da el Estado, que debe llegar a las localidades del interior, resaltó. En algunos lugares que generan enorme riqueza ?la gente se junta a ver si se hace una alcantarilla y quién la paga?, graficó.
En cuanto a la actualidad del campo, expresó una preocupación y una oportunidad: las inundaciones que afectan cerca del 10 por ciento de las hectáreas cultivables del país por un lado y un 60 por ciento de probabilidad de que la soja se mantenga entre los u$s 500 y u$s 600, por el otro.
?Tenemos muchos desafíos. Tenemos que dejar de pensar que somos empujados por el pasado y empezar a empujar para el futuro?, concluyó Grobocopatel, al cierre de una jornada intensa de análisis y proyección para la economía y los negocios que vienen.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *