5 de marzo de 2010 06:41 AM
Imprimir

Carne: Brasil, imparable (la Argentina pierde mercados)

Mientras la producción argentina de carne atraviesa una de sus peores crisis, con la consecuente reducción de oferta para el mercado interno y para el mundo, desde el Gobierno de Brasil revelaron ayer que aspiran a convertirse en la próxima década en el país que provea casi la mitad de las exportaciones mundiales de carnes, según se anunció en un informe del Ministerio de Agricultura brasileño.

Las reservas mundiales cayeron desde el año pasado, y ahora el fuerte crecimiento económico en países masivamente poblados como China y la India, donde aumenta la demanda de proteína y fibra, impulsará el consumo de alimentos en la próxima década. Una oportunidad que, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), sólo está dispuesto a aprovechar Brasil por su exceso de oferta, dentro de sus socios del Mercosur. Al resto de los países latinoamericanos les costará recuperarse en 2010.

De acuerdo con el documento elaborado por la cartera agropecuaria de Brasil «Proyecciones del Agronegocio 2010-2020», el plan es que Brasil concentre el 44,5% de las exportaciones mundiales de carne bovina, porcina y de pollo en la próxima década. Para este año, la proyección es que las carnes brasileñas participen del 37,4% del mercado internacional.

En este sentido, los principales frigoríficos privados brasileños lograron convertirse en multinacionales durante los últimos años, al establecerse en grandes países productores como Estados Unidos y la propia Argentina.

«Nuestros números no son mejores por causa de la crisis mundial», dijo el coordinador general de Asuntos Estratégicos del Ministerio de Agricultura, José García Gasques.

La producción brasileña de carnes debería crecer, según el documento oficial, un 37,8% en la próxima década, es decir 8,4 millones de toneladas más. El 70% de ese incremento será destinado al masivo mercado interno.

El ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes, anunció que el Plan Agrícola Ganadero 2010-2011, que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva presentará en mayo, buscará incentivar la recuperación de áreas degradadas y la integración de la agricultura con la ganadería, aunque en principio el negocio rural representa el mayor motivo de deforestación de la selva amazónica.

No obstante, en el mundo se estima que la producción de carne será ligeramente inferior en 2010, respecto de 2009, y llegará a 56,4 millones de toneladas. Los países que presentarían algún incremento en su nivel de producción serían Brasil (4%) e India (5%), pero de todas maneras no compensarían el menor rendimiento de la Argentina, China (-4%) y Estados Unidos (-2%).

Los productores argentinos aún esperan el anuncio del ambicioso Plan Ganadero Nacional que, según adelantaron ayer desde el Ministerio de Agricultura, será presentado «en los próximos días».

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *