7 de marzo de 2010 18:04 PM
Imprimir

La ternera gallega busca mercado en el exterior para lograr más valor añadido

Xertigán contacta con distribuidores para vender en el extranjero carne de explotaciones de Terra Chá

La carne de ternera gallega con sello oficial de calidad otorgado por la Denominación de Orixe va poco a poco buscando un ámbito de actuación que rebasa el territorio de la comunidad autónoma. Así ocurre, por ejemplo, con la cooperativa Xertigán, que mantiene contactos con distribuidores que operan en otros países.Mercados como Holanda o Marruecos pueden ser los próximos a los que se envíe una carne que con la etiqueta de Ternera Gallega Suprema tiene dentro de Galicia sus principales canales de distribución. La puesta en marcha de un sistema de despiece en Momán, en donde la cooperativa tiene su sede y en donde abrió hace meses una carnicería, ha aumentado el proceso de venta directa.El incremento permite aumentar el valor añadido del producto y contribuye a amortizar gastos realizados en las instalaciones. La cantidad que se puede mandar a otros países está todavía por concretar, pero tras los contactos mantenidos parece clara la intención de comenzar la exportación este mismo año. Así lo explicó el gerente de la cooperativa, David López, quien subrayó la consolidación del modelo implantado hace meses.Unos tres o cuatro terneros vienen cada semana a Momán de A Coruña, en donde está el matadero adonde se mandan los terneros para el sacrificio. Cada envío semanal supone el traslado de unos 30 animales: unos 25 se quedan en A Coruña, y los restantes son transportados a la cooperativa, en donde se preparan para la venta directa.La cantidad que se distribuye directamente ha logrado un aumento importante, ya que el gerente recuerda que en los primeros tiempos la venta directa se situaba en uno o dos terneros por semana. La cooperativa prepara bolsas de diez kilogramos que se venden a 80 euros con una variada mercancía.A Coruña, Ferrol, As Pontes, Vilalba o Guitiriz son los principales mercados adonde se envían actualmente los lotes de carne de ternera. Clientes particulares que viven en esas localidades son los principales compradores, aunque hay también algún negocio.La calidad parece más que asegurada, ya que el producto tiene un sello oficial que lo avala y llega al mercado tras haber tenido una alimentación en la que el pasto y la leche son los principales ingredientes. Ahí, asegura López, radica una de las principales ventajas que puede apreciar el consumidor: «Noutros casos non se nota tanto, pero na carne -explica- a calidade nótase moito».Mantenimiento de serviciosAl ganadero se le paga el kilo de carne a 4,80 euros. La cooperativa pretende que el precio sea bueno para el productor, aunque los ingresos logrados por la venta final también repercuten indirectamente en el vendedor de la materia prima, pues los ingresos contribuyen a mantener los diversos servicios que se ofrecen a los socios.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *