7 de marzo de 2010 18:09 PM
Imprimir

Es la improductividad más alta de los últimos años, por los conflictos

El presidente de Coninagro, Carlos Garetto, dialogó en exclusica con Nuevo Diario y comentó que tiene la vista puesta en el nuevo Congreso.

Luego de la arremetida de la oposición en el Congreso Nacional, la Mesa de Enlace ha renovado las esperanzas para comenzar a discutir una agenda destinada a mejorar la política agropecuaria. En diálogo con Nuevo Diario, Carlos Garetto, presidente de Coninagro, manifestó que el equilibrio logrado en el Congreso va a permitir avanzar en el debate de las políticas públicas, especialmente en materia agropecuaria, “va a contribuir para resolver esta situación que es tan conflictiva y que nos ha dejado en la improductividad más elevada de las últimas décadas”.
ND: Actualmente ¿cómo está la producción agropecuaria argentina, teniendo en cuenta las condiciones climáticas?
CG: Estamos viendo las problemáticas del trigo con el área de siembra más baja en los últimos 100 años; por otro lado, el poco trigo que se cosechó no se puede vender porque no hay mercado, porque la política comercial está condenada a un cierre de exportación y a operadores que con mucha tranquilidad van a adquirir mercadería por mes. El productor tiene compromisos por cumplir y no hay quien compre. La misma situación estamos vislumbrando en el caso del maíz, mientras que en la soja, sin duda que un productor mediano o pequeño, con los buenos rindes que vamos a tener este año, mínimamente va a cubrir su costo de producción. La inflación en todos los rubros también ha afectado a los costos operativos y la ecuación no resulta agradable.
ND: ¿Qué opina de la carne y la escalada en los precios?
CG: Desde el año 2006 venimos diciendo que con esta política ganadera sólo tendía a restricciones en las exportaciones, límites de precios en los mercados, y encima, después se inició un proceso de liquidación de vientres, sumado a la baja productividad por la sequía, la menor cantidad de madres, nos encontramos con 3 millones y medio menos de terneros, en un consumo que estaba arriba de los 70 kilos per cápita por año. Obviamente, no va a haber volumen de producción que pueda mantener esta demanda, entonces los precios tienden a la suba. Aca no sólo hace falta reestructurar los eslabones del consumo para hacer una mayor diversificación en la primera etapa, sino consolidar un proceso de recuperación de los planteles de cría, con incentivos fiscales. Realmente establecer una política de comercialización. En la medida de que haya señales claras vamos a tener más vacas, que significa más carnes, más alimento, no sólo para los argentinos sino también para el mundo. Significa generar divisas para que el Estado pueda atender sus obligaciones.
ND:¿Cómo van a trabajar con los diputados?
CG: Las propuestas han sido consensuadas desde el año pasado con todos los legisladores, han asumido un compromiso y hay 10 puntos de coincidencia básica donde queda mínimamente planteada la agenda legislativa. El primero de ellos es la política comercial, donde vamos a trabajar las funciones de la Oncca. Además hay que plantear una propuesta tributaria y una política financiera que esté al servicio de la producción y no de la especulación del Estado.
ND: ¿El diálogo con el Gobierno nacional se ha mantenido a través de sus funcionarios?
CG: Hemos estado permanentemente en contacto, pero los anuncios han quedado en saco roto, y en la medida que no se cristalice y den resultado, el reclamo va a subsistir

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *