8 de marzo de 2010 06:37 AM
Imprimir

Piden financiación para equipar el campo

La cámara del sector espera que se reactive una línea de créditos del Banco Nación y pide que se complete un contrato con Venezuela

Pese a las prometedoras perspectivas para la venta de maquinaria agrícola en 2010, los fabricantes nacionales están con la guardia en alta. Y ya plantean varios motivos. Por un lado, les preocupa la falta de esquemas de financiación atractivos para la comercialización de equipos. Pero, además, piden que se "recupere" el contrato por 500 millones de dólares firmado en 2006 con Venezuela, ya que de ese convenio aún falta que se cumplan tramos de ventas por unos 220 millones de dólares. En 2009, en medio de una fuerte depresión de ventas que tuvo en vilo al sector hasta el tercer trimestre del año, el Gobierno, vía el Banco Nación, comenzó a subsidiar la tasa de un crédito original del 14 por ciento para maquinaria agrícola nacional. En la primera mitad del año, con el subsidio de seis puntos bajó al 8 por ciento. Luego, tras una renovación del préstamo, se ubicó en el 9% (con tres puntos de subsidio oficial y 2% de las empresas) hasta fines del año pasado. Según los fabricantes, gracias a ese mecanismo de financiación, el 43% de las ventas de equipos nacionales se hizo a través de este crédito. "Teníamos el crédito del Nación [con el subsidio] y no lo pudimos reemplazar. Necesitamos el financiamiento, porque es una forma de vender la producción", expresó a LA NACION José María Alustiza, presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma). "Estamos pidiendo por el subsidio de ese crédito", acotó Manuel Dorrego, director ejecutivo de Cafma. Según Alustiza, los fabricantes le hicieron una propuesta al Gobierno para que ese préstamo continúe con las condiciones que tenía antes. Pero hasta ahora no hay avances. "Hicimos la propuesta en diciembre y no tuvimos respuestas", señaló el dirigente. Los fabricantes ya le trasladaron también esta preocupación al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez. Prórroga Mientras tanto, según pudo saber LA NACION, en el Banco Nación se estaría analizando la posibilidad de que el crédito continué con las características que tenía hasta fines de 2009. "Nos quedamos sin herramientas financieras que permitan incentivar las ventas. Sólo queda un sistema de crédito a tasa de mercado, nada atractivo para el sector agropecuario, que está atravesando por dificultades por todos conocidas", comentó Alustiza. De acuerdo con un estudio de Cafma, a partir del tercer trimestre de 2009 en el sector comenzó a hacerse "visible" una recuperación, pero con niveles de actividad aún por debajo de los que había antes de la crisis. La maquinaria entró en problemas apenas se desató el conflicto, en 2008, entre el campo y el Gobierno por las retenciones móviles. En ese contexto, hubo rubros de equipos agrícolas que sufrieron caídas en las ventas de hasta un 80 por ciento. En Expoagro, la muestra para el sector organizada por LA NACION y Clarín, que culminó anteayer en Baradero, Alustiza dijo durante la tradicional cena de expositores que, pese a la crisis, los fabricantes mantuvieron abiertas sus 730 pymes, que emplean de manera directa a más de 45.000 personas. Reclamos Otro de los temas que preocupan a los fabricantes es el convenio que se firmó en 2006 con Venezuela para que ese país comprara equipos por 500 millones de dólares. En Expoagro, Alustiza se refirió a este convenio, ya que aún restan por hacerse efectivos tramos de exportaciones por 220 millones de dólares. "Queremos que se recupere ese acuerdo; estamos buscando que se haga un nuevo convenio", apuntó Dorrego. En los últimos años, una cuarentena de empresas pudo realizar distintos negocios con Venezuela al colocar sus equipos. Ese país se convirtió en el principal destino para la maquinaria local. Pero hay más. Además del financiamiento y Venezuela, para los fabricantes nacionales otra necesidad es que se prorrogue hasta fines de año el decreto 379 de 2001 (concluye a fines de junio de este año), que estableció una compensación del 14% para el sector por la rebaja de aranceles dentro del Mercosur. "Estamos gestionando la prórroga de la vigencia del sistema", señaló Alustiza. Por ese mecanismo, se entrega un bono. "Necesitamos también que se acelere el trámite del bono", contó Dorrego. Las empresas del sector exportan a 32 países por US$ 170 millones. No obstante, hay expectativas de que en cinco años alcancen los US$ 500 millones, lo que significaría la creación de 15.000 nuevos empleos. El mercado interno, por otra parte, podría sumar 10.000 nuevos puestos de trabajo. En 2009, sumando la maquinaria nacional y la importada, el sector tuvo ventas por 1050 millones de dólares, contra los 1250 millones del año anterior. Según un informe de Mario Bragachini, especialista del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), este año podría ser récord en facturación, con 1350 millones de dólares

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *