10 de diciembre de 2012 11:59 AM
Imprimir

Un frigorífico en la quiebra

El frigorífico Copromaneu, en Neuquén, fue declarado en quiebra tras dos años de concurso preventivo y sin que se implementaran propuestas de reactivación. El cierre definitivo de la firma dejó a 37 trabajadores en la calle, en tanto que la mayoría inició el proceso legal para ser tomado en cuenta como acreedor.

Copromaneu buscó consolidar la industria de la carne en la región y pasó sus últimos años controlada por los empresarios Edgardo Phiellip, José Luis Villafranca y Gerardo Salvadó.

Según publicó el diario La Mañana, habría dejado una deuda de unos cinco millones de pesos. Entre sus acreedores figurarían productores vacunos, pero también entidades bancarias y el Estado.

El juez a cargo del proceso, Gustavo Belli, decretó la quiebra, que se hizo pública a través de un edicto. Allí dio cinco días de plazo a la empresa para que ponga a disposición sus bienes mientras que deberán presentar los libros contables.

Miguel Ponce, representante de los trabajadores de la compañía, aseguró que «la empresa quebró por una mala gestión de los nuevos dueños, que no venían de la industria de la carne».

El subsecretario de Producción provincial, Javier Van Houtte, recordó que «el tema se judicializó hace dos años».

«Se venía intentando una salida por parte de los dueños del frigorífico de conseguir un nuevo inversor privado, pero no se encontraron propuestas. Por tal motivo, la decisión de la Justicia fue avanzar con la quiebra», indicó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *