8 de marzo de 2010 13:56 PM
Imprimir

El control administrativo del uso de agroquímicos es casi nulo

Pese a que hay un mecanismo previsto en la ley, Agricultura no fiscaliza los documentos que deben emitirse en cada fumigación, supervisados por ingenieros agrónomos. Hay sólo 4 inspectores para el sur.

El con­trol ad­mi­nis­tra­ti­vo de las fu­mi­ga­cio­nes en la ciu­dad y en la re­gión es prác­ti­ca­men­te ine­xis­ten­te. Só­lo se rea­li­za por me­dio de ins­pec­cio­nes muy fo­ca­li­za­das: la de­le­ga­ción lo­cal del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra só­lo tie­ne 4 ins­pec­to­res pa­ra los cua­tro de­par­ta­men­tos del sur cor­do­bés. La fis­ca­li­za­ción se de­be­ría ha­cer por me­dio de las re­ce­tas que ha­cen los in­ge­nie­ros agró­no­mos pa­ra cual­quier fu­mi­ga­ción, tal co­mo in­di­ca la ley. Agri­cul­tu­ra no re­ci­be nin­gu­no de esos do­cu­men­tos. El úni­co re­gis­tro que hay es el que asien­ta las fu­mi­ga­cio­nes en los po­quí­si­mos cul­ti­vos cer­ca de vi­vien­das, y es­tá en el Ede­com.

Tiem­po atrás, la di­rec­to­ra del área de Fis­ca­li­za­ción del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra pro­vin­cial cues­tio­na­ba en una no­ta con PUN­TAL lo que mu­cha gen­te cree so­bre el uso de agro­quí­mi­cos. Sa­mant­ha Da­vid de­ses­ti­ma­ba en­ton­ces las crí­ti­cas al abu­so de quí­mi­cos, a las que ta­chó de “fun­da­men­ta­lis­tas”. “No es que los pro­duc­to­res (agro­pe­cua­rios) ga­nen di­ne­ro fu­mi­gan­do a la gen­te”, de­cía en­ton­ces la fun­cio­na­ria. Lue­go, pe­día a los ve­ci­nos de los su­bur­bios que fue­ran más to­le­ran­tes con las fu­mi­ga­cio­nes que se ha­cen en cam­pos cer­ca­nos a sus ca­sas.

En ma­te­ria de con­trol, una de las he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les son las de­no­mi­na­das re­ce­tas fi­to­sa­ni­ta­rias. Se tra­ta de un do­cu­men­to con va­lor le­gal en el que un in­ge­nie­ro agró­no­mo ha­bi­li­ta­do es­pe­ci­fi­ca el uso de de­ter­mi­na­do agro­quí­mi­co pa­ra el tra­ta­mien­to de pla­gas. Allí va la fir­ma del pro­fe­sio­nal y del pro­duc­tor que ne­ce­si­ta la fu­mi­ga­ción.

Si al­go sa­le mal, de­ben res­pon­der el in­ge­nie­ro y/o el usua­rio. Un pro­fe­sio­nal agró­no­mo pue­de per­der su ma­trí­cu­la por una “ma­la pra­xis”.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y des­de la Aso­cia­ción de In­ge­nie­ros Agró­no­mos del Sur de Cór­do­ba ex­pli­ca­ron que la re­ce­ta fi­to­sa­ni­ta­ria se de­be ha­cer por tri­pli­ca­do ca­da vez que al­guien usa agro­quí­mi­cos.

De esas tres co­pias, una que­da en el co­mer­cio que ven­de el tó­xi­co. Otra, en ma­nos del in­ge­nie­ro agró­no­mo. La ter­ce­ra, se­gún in­di­ca­ron des­de Agri­cul­tu­ra, de­be­ría ir a la Mu­ni­ci­pa­li­dad, al área de Con­trol Am­bien­tal del Ede­com.

Ma­bel Pa­ga­no, di­rec­to­ra de esa de­pen­den­cia, ne­gó que allí re­ci­ban la to­ta­li­dad de las re­ce­tas fi­to­sa­ni­ta­rias por ven­ta de agro­quí­mi­cos que se efec­túen en Río Cuar­to.

La fun­cio­na­ria mu­ni­ci­pal pre­ci­só que los pro­duc­to­res só­lo les en­vían las re­ce­tas por las fu­mi­ga­cio­nes que se ha­cen cer­ca de la zo­na ur­ba­na y que afec­tan a vi­vien­das de rio­cuar­ten­ses. Es de­cir, allí só­lo lle­gan los ca­sos con­flic­ti­vos, co­mo el del ba­rrio Quin­ti­tas Golf, por la per­sis­ten­te pro­tes­ta de los ve­ci­nos.

En ese sec­tor, el em­pre­sa­rio y pres­ta­mis­ta Leo­nar­do Pas­sa­ri­ni, que fu­mi­ga­ba a me­tros de las vi­vien­das, re­sol­vió la fal­ta a la Ley pro­vin­cial de Agro­quí­mi­cos sen­ci­lla­men­te pa­gan­do una mul­ta eco­nó­mi­ca.

Una forma de resguardo prevista en la Ley

El tex­to de la Ley pro­vin­cial 9164 so­bre “pro­duc­tos quí­mi­cos o bio­ló­gi­cos de uso agro­pe­cua­rio”, apro­ba­da en 2005, no es­pe­ci­fi­ca ex­pre­sa­men­te el des­ti­no de las re­ce­tas fi­to­sa­ni­ta­rias. Tam­po­co lo ha­ce la re­gla­men­ta­ción de la ley. Esas dis­po­si­cio­nes fue­ron to­ma­das por el or­ga­nis­mo de apli­ca­ción, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de la Pro­vin­cia. Sin em­bar­go, la nor­ma va­lo­ri­za la fun­ción de la re­ce­ta.

En su ar­tí­cu­lo 44, la nor­ma pro­vin­cial de agro­quí­mi­cos ex­pli­ca: “La re­ce­ta fi­to­sa­ni­ta­ria es el do­cu­men­to a emi­tir por el ase­sor fi­to­sa­ni­ta­rio to­da vez que su re­co­men­da­ción im­pli­que la uti­li­za­ción de un pro­duc­to quí­mi­co o bio­ló­gi­co de uso agro­pe­cua­rio”.

Ase­sor fi­to­sa­ni­ta­rio es to­do in­ge­nie­ro agró­no­mo con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio ha­bi­li­tan­te pa­ra re­co­men­dar y ad­mi­nis­trar el uso de agro­quí­mi­cos. La re­ce­ta fi­to­sa­ni­ta­ria tie­ne va­lor de do­cu­men­to, y allí que­dan asen­ta­dos to­dos los da­tos de ca­da apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos den­tro del te­rri­to­rio pro­vin­cial. Es­te do­cu­men­to ge­ne­ra res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les por even­tual con­ta­mi­na­ción pa­ra el in­ge­nie­ro agró­no­mo res­pon­sa­ble co­mo pa­ra el pro­duc­tor que uti­li­za los agro­quí­mi­cos.

El ar­tí­cu­lo 45 de la ley re­za: “El ase­sor fi­to­sa­ni­ta­rio es el res­pon­sa­ble de lo pres­crip­to en la re­ce­ta fi­to­sa­ni­ta­ria. De igual ma­ne­ra, el usua­rio res­pon­sa­ble lo es de la ve­ra­ci­dad de los da­tos que su­mi­nis­tre al ase­sor fi­to­sa­ni­ta­rio”.

El Ar­tí­cu­lo 46 di­ce: “La re­ce­ta fi­to­sa­ni­ta­ria de­be con­te­ner co­mo mí­ni­mo los si­guien­tes pun­tos:

a) Nom­bre com­ple­to, di­rec­ción y nú­me­ro de ma­trí­cu­la del ase­sor fi­to­sa­ni­ta­rio que la ex­pi­de.
b) Nom­bre com­ple­to o ra­zón so­cial del usua­rio res­pon­sa­ble.
c) De­no­mi­na­ción co­mer­cial o prin­ci­pio ac­ti­vo de los pro­duc­tos.
d) Con­cen­tra­ción de di­cho pro­duc­to.
e) Do­sis de uso.
f) Re­co­men­da­cio­nes es­pe­cia­les res­pec­to a téc­ni­cas par­ti­cu­la­res de apli­ca­ción.
g) Cro­quis de ubi­ca­ción del lo­te a tra­tar.
h) De­jar cons­tan­cia de si en los lo­tes a tra­tar o en sus cer­ca­nías hu­bie­se cul­ti­vos sus­cep­ti­bles a los pro­duc­tos a uti­li­zar­se, fuen­tes de agua, áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das, etc.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *