14 de diciembre de 2012 11:42 AM
Imprimir

“Están en riesgo 900 mil empleos”

Entrevista a Rubén ferrero, presidente de CRA. Por la inflación y los costos internos, peligran la sustentabilidad de las economías regionales y el 57 por ciento de las explotaciones.

¿Qué balance arroja este año para el sector? ¿Qué perspectiva económica y productiva avizora para el 2013?

–Estamos viviendo un momento complicado no sólo como productores sino como ciudadanos. El debate no existe y el pensamiento único pretende desplazar al pensamiento crítico y anularlo. Hay un gran deterioro de la calidad institucional, y sabemos que no hay organización republicana sin instituciones. Cuando la división de poderes, la transparencia en los procedimientos y la libertad de prensa dejan de respetarse, el sistema se degrada inexorablemente.

En cuanto al sector agropecuario específicamente no existen medidas oficiales que incentiven a la producción. Por el contrario coexisten restricciones en los derechos de exportación, se regulan los precios y los productores deben soportar una cada vez más agobiante suba impositiva, que se suma a un altísimo incremento en los impuestos inmobiliarios en algunas provincias.

La suba de costos, con un precio de venta congelado levemente inferior a septiembre 2011, con retenciones de 15 por ciento limita la competitividad ganadera. La cadena de la carne vacuna local tiene un enorme potencial de crecimiento y ventajas comparativas importantes a nivel internacional. Sin embargo, en la Argentina las exportaciones se han contraído un 25 por ciento este año y no superan las 200 mil toneladas, perforando un piso histórico. La industria frigorífica sigue desguazándose con más de 10 mil empleos perdidos y alrededor de 100 plantas cerradas.

También se enciende la luz de alarma en la sustentabilidad de las economías regionales por la elevada inflación que aumenta los costos internos por encima del precio de los productos locales. Este panorama pone en riesgo 900 mil empleos y el 57 por ciento de las explotaciones del país.

Por otro lado, la brecha de precios de los alimentos entre lo que pagan los consumidores y lo que perciben los productores se amplía cada vez más. Esta situación perjudica a los sectores sociales más vulnerables y deja en evidencia el fracaso de la política intervencionista de los precios de la canasta básica de alimentos. A lo largo de 2012, CRA con su trabajo “De la Tierra a la Mesa”, estudió los precios de más de 30 productos; dejó como resultado que dicha brecha supera el 1.400 por ciento, mientras que la incidencia del precio de la materia prima en el precio final (en promedio) es del 16 por ciento. Como si esto fuera poco, los consumidores debieron afrontar precios mayores a lo largo del año, al ritmo de la inflación del 25 por ciento.

Las políticas contradictorias impulsadas por el Gobierno apuntan claramente a no incentivar la inversión y el crecimiento del interior del país. A poco más de un año del lanzamiento de las metas del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial, aquello de la “equidad distributiva y la seguridad alimentaria” quedó guardado en los cajones del gasto público y el déficit fiscal.

Ante las conocidas condiciones climáticas adversas de sequía e inundaciones los productores agropecuarios se encuentran solos, sin el acompañamiento oficial necesario para paliar estos desastres.

–¿Cómo analiza las relaciones con el Gobierno nacional en el futuro cercano?

–A principios de enero le acercamos al ministro Norberto Yauhar, acompañado por los 14 presidentes de las confederaciones, una carpeta con las problemáticas de cada una de las regiones, acompañado de propuestas que podrían llevarse adelante para solucionarlas. De mediados de enero a la fecha no hemos sido convocados para analizar ninguno de esos planteos y propuestas que habíamos acercado.

Lamentablemente se sigue ninguneando al sector; desde el Gobierno se sigue pensando que lo que más le sirve al país es la confrontación y el enfrentamiento, y no se entiende el momento histórico que se está perdiendo la Argentina, que lo aprovechan otros países como Brasil, Uruguay y Paraguay.

–A criterio de su entidad, ¿qué acciones deberá llevar adelante la Comisión de Enlace?

–Desde el último año hemos trabajado en pos de consensuar una agenda de temas, problemáticas y propuestas para llevar adelante conjuntamente con los integrantes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias. Dicha agenda presenta temas directamente relacionados con la problemática del sector agropecuario, ya sea por factores climáticos, de mercado o por la implementación de políticas oficiales que atentan fuertemente contra el crecimiento productivo.

Pero además también de vital importancia son los temas relacionados con la problemática que enfrentamos día a día los argentinos como ciudadanos. Es necesario bregar para que los argentinos contemos con una verdadera república, donde la democracia se exprese en todos sus aspectos, y donde haya libertad e independencia de cada uno de los poderes del Estado.

A pesar de este panorama, para el 2013, el mundo tiene buenas noticias para el sector agropecuario argentino. La demanda estimada de alimentos a futuro es creciente, principalmente por el crecimiento poblacional per se y por el aumento de la clase media en el mundo, sumado a precios altos y sostenidos. El mercado internacional le presenta a la Argentina buenas condiciones para crecer e insertarse.

Es hora de un cambio para poder estar a la altura de los acontecimientos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *