9 de marzo de 2010 07:16 AM
Imprimir

Apicultura, más que miel

Cuando se habla de apicultura, el producto que generalmente viene a la mente es la miel.

Sin embargo, la apicultura no sólo se enfoca en la producción de miel, pues también se pueden obtener valiosos subproductos. Asimismo, la apicultura juega un papel fundamental en asuntos como la polinización de cultivos y por lo tanto, indirectamente, en la producción de alimentos.Por una parte, los productores apícolas pueden obtener ingresos adicionales por la venta de otros subproductos derivados de esta actividad productiva, como son el polen, la jalea real y propóleos.En este sentido, la información publicada por Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) indica que la producción nacional de estos subproductos no es suficiente para satisfacer la creciente demanda doméstica, lo que representa una oportunidad para los apicultores mexicanos. Entre los productos con valor agregado en los cuales se utilizan polen, jalea real y/o propóleos se encuentran aderezos, champú, tónicos, jarabes, cremas, concentrados proteicos, etcétera.Por otro lado, la apicultura no siempre tiene como fin primordial la producción de miel, sino que, como sucede en algunas regiones del país, la explotación apícola se utiliza para la polinización de cultivos agrícolas, quedando la producción de miel en un segundo plano. Así, algunos estudios indican que en ciertos cultivos el uso de la polinización permite incrementar la producción hasta en 50 por ciento.Cifras de la Sagarpa indican que en el 2008 se utilizaron más de 135,000 colmenas para la polinización de cultivos agrícolas y frutales, entre los que destacan productos destinados a la exportación, tales como pepino, berenjena, calabazas, melón, fresa, aguacate, entre otros. El pago por el servicio de polinización puede alcanzar los 400 pesos por colmena por ciclo de floración. ¿Qué significa esto? Un gran incentivo. Por ejemplo, considerando un apiario­ promedio de 40 colmenas con un rendimiento promedio de 33 kilogramos por colmena y un precio medio rural de 23 pesos por kilogramo, un apicultor promedio obtendría por venta de miel alrededor de 30,000 pesos. Sin embargo, si este productor adicionalmente ofrece servicio de polinización, sus ingresos totales del apiario­ incrementarían en 16,000 pesos, es decir, más de 50 por ciento.Así, es evidente que en la apicultura­ existen­ oportunidades de negocio adicionales a la producción de miel convencional y los rendimientos lucen muy atractivos.*David Magaña Lemus es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Sectorial de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *