9 de marzo de 2010 14:27 PM
Imprimir

El ganado Pardo Suizo tiene grandes bondades para aportar en la producción lechera

En Argentina cuando se piensa en producción lechera inmediatamente viene a la mente una imagen en blanco y negro, sin embargo hay otros colores que representan un espacio importante en los tambos del país.

Una raza que no está muy difundida pero que cuenta con tres grandes establecimientos que trabajan de manera exclusiva con estos animales, además de otros pequeños con parte de sus rodeos, es el Pardo Suizo. Llegado a Argentina en la década del ’20 proveniente de la zona central de los Alpes y comenzó a mostrar sus bondades que, según los criadores, la llevan a estar mejor adaptada que el Holando en algunas regiones del país.

“La leche de Pardo Suizo, de las tres razas que se trabajan en el país, es la que tiene más nivelado el nivel de sólidos con la grasa y tiene 9,3 de proteínas”, aseguró Juan Bautista Achaval de la Asociación Argentina de Criadores de Pardo Suizo.

En las zonas limítrofes para la ganadería de leche los bovinos de esta raza tienen gran adaptabilidad porque por ejemplo no tiene problemas de pastorear a la hora de alta exposición solar. Además, agregó Achaval, fueron seleccionadas hace más de 2.000 años en los Alpes por la composición de sus patas que le permiten un excelente manejo en zonas de montaña.

En la actualidad no hay datos precisos de la cantidad de cabezas de Pardo Suizo en Argentina pero en la Asociación reconocen que no son demasiadas. De todas maneras, en los últimos diez años la existencia se ha mantenido, “lo que demuestra que el productor que ha probado el Pardo Suizo ha quedado conforme y lo ha seguido utilizando”, enfatizó el criador y remarcó que “hay tambos que van por la tercera generación de Pardo entre sus animales”.

Mercado y expansión

Los animales Pardo Suizo criados en el país tienen como principal destino el mercado interno, aunque en ocasiones se concretaron ventas de semen a Bolivia y otros países limítrofes.

En tanto, como raza cruzante en la provincia de Santa Fe se han hecho investigaciones genéticas con Holando y se obtuvieron resultados muy positivos en ejemplares media sangre.

Respecto de la posibilidad de crecer dentro de la elección de los tamberos argentinos, Juan Bautista Achaval dijo: “Los productores deben darse cuenta de las bondades de este ganado porque en Argentina está todo muy centralizado en una sola raza”. En este sentido, explicó que “para convencer al tambero hay que mostrarle datos y para eso se hizo un trabajo en el se demostró que la composición de la leche y los quesos de Pardo Suizo supera a la de otras razas”.

Inclusive el representante de la Asociación dio a conocer números que colocan al Pardo Suizo en un muy buen lugar, ya que indicó el record de producción de leche con 16.450 kilos y un promedio de 12 a 14 mil kilos en lactancia de estos animales.

Resurgimiento de los tambos

Por último, Achaval se refirió a la actividad lechera y previó que “tendrá un resurgimiento por la mejora en los precios y dentro de este contexto, el Pardo Suizo seguirá intentando demostrar que es una raza con muchas cualidades positivas para la producción láctea”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *