10 de marzo de 2010 07:00 AM
Imprimir

Abogan por certificar el camarón mexicano en Estados Unidos

La captura en altamar de este crustáceo es un negocio de 300 millones de dólares en sus exportaciones al mercado estadounidense.

La certificación del camarón mexicano por parte de Estados Unidos como producto que no causa un impacto ambiental negativo, es una prioridad para el Gobierno mexicano.

La captura en altamar de este crustáceo es un negocio de 300 millones de dólares en sus exportaciones al mercado estadounidense, aseguró el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Francisco Mayorga Castañeda.  

Por lo mismo, dijo que se reforzará el cabildeo ante la Unión Americana para que se reconozca que la flota camaronera mexicana cumple con los estándares de protección a las tortugas marinas, lo que ha sido puesto en tela de juicio para no certificar al camarón de altamar.     

Mayorga dijo que el reto de la camaronicultura mexicana es producir especies de granjas cultivadas, en vez de depender de la captura en el océano.      

Actualmente hay recuperación en las exportaciones de camarón a Estados Unidos, pues el año pasado cayeron en 30% debido a la crisis económica. Tal descenso supuso una baja en 20 mil toneladas de este crustáceo, sobre el volumen habitual de 60 mil toneladas que se tienen en la demanda norteamericana.

Así lo informó el director de Organización de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca), Víctor Arriaga Haro. La tendencia positiva se ha combinado con la demanda creciente en algunos nichos de Europa del camarón con cabeza.

Otra buena noticia es que por primera vez se mandó un embarque de exportación de sardinas a Japón, una ventana de oportunidad, ya que la pesca mexicana sardinera tiene una captura anual de 800 mil toneladas.

El funcionario agregó que otras especies que han sido tradicionales en el portafolio de exportación pesquera de nuestro país han sido el abulón y la langosta viva.

Arriaga Haro comunicó también que dentro de las prioridades del sector pesquero, figura la renovación de la flota  de altamar, de manera que los barcos camaroneros se adapten en su diseño a las llamadas unidades multipesca. Pero eso supone un reto imperioso, dado que en promedio las embarcaciones tienen una edad de 30 años de uso, una seria limitante ante las de otros países. Encima, el tipo de barcos ya no conlleva condiciones de rentabilidad, se tienen problemas de alto consumo de combustibles y de impactos negativos al medio ambiente.

Añadió que para ese propósito, se tiene una propuesta de inversión de 500 millones de pesos del Gobierno federal a través de la Sagarpa, lo que se pretende incrementar con aportaciones de los estados pesqueros y los actores interesados del sector productivo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *