10 de marzo de 2010 08:12 AM
Imprimir

Si le ponen Ingresos Brutos al agro, el kirchnerismo apoyará la suba impositiva

Gravar o no al campo, ésa parece ser la cuestión en las negociaciones que van a llevar adelante el Frente Progresista y un sector del Partido Justicialista, cuando se traten en sesiones extraordinarias tres nuevos proyectos de reforma impositiva que esta semana entraron a la Legislatura.

Si bien el ala reutemista rechaza a toda costa la aplicación de Ingresos Brutos a la Industria, ahora el espacio del PJ liderado por el diputado provincial Luis Rubeo abrió esta opción, y parece nacer una posibilidad más palpable de reforma a través de la consecución de los votos kirchneristas en un Senado con mayoría justicialista.Es ese mismo sector del justicialismo vinculado a Agustín Rossi quien elevó a la Legislatura uno de los tres proyectos, mientras que los diputados Alberto Cejas y Silvia De Césaris, del mismo partido pero de extracción gremial, llevaron uno propio. El tercer proyecto fue presentado por los legisladores del Frente Progresista la Comisión de Asuntos Laborales.En concreto, la diferencia principal que salta entre los tres proyectos es que dos de ellos -en concreto los provenientes del justicialismo- gravan con Ingresos Brutos a la producción agropecuaria, mientras que del Frente Progresista no lo hace.En este sentido, la propuesta del sector kirchnerista plantea incorporar Ingresos Brutos a aquellos productores que superen anualmente el millón de pesos de facturación, y hasta $2 M, con una alícuota de 0.5%, y para los que superen los $2 M, el gravamen sería del 1%.En diálogo con punto biz, Rubeo fue categórico y señaló que “no vamos a llegar a ningún acuerdo con el oficialismo si su proyecto no incorpora gravar al sector primario”. “Binner decía que era injusto que el peluquero de la esquina tenga que pagar y no las grandes empresas. Pero no quiere gravar al campo, donde muchos productores tienen enormes ganancias”, agregó el legislador.Otro punto en el que el espacio de Rubeo no cederá tiene que ver con la asignación de mayores partidas para municipios y comunas en lo que respecta al pago de salarios. Para esto, el proyecto propone tomar un 40% del Fondo de Contingencia, y otro 20% del Fondo Federal Solidario. Por último, el kirchnerismo santafesino incorpora en su propuesta Ingresos Brutos para todos los demás sectores de la economía, incluyendo Industria y Construcción –algo que le había rechazado al oficialismo en su último intento de reforma impositiva-, gravando con una alícuota del 1% a las empresas que facturen por encima de los $30 M por año.”Con todas estas reformas más la recaudación que se espera que se incremente para 2010, llegamos a los $1.100 M”, afirmó Rubeo, y al mismo tiempo estimó que las probabilidades de que los proyectos se traten en la Legislatura este jueves –como está previsto- no son muchas, “porque hay que seguir discutiendo”.Por su parte, el proyecto de reforma proveniente del Frente Progresista exime al sector agropecuario, pero vuelve a la carga con Ingresos Brutos a la Industria y a la Construcción. En el caso de la Industria, los legisladores oficialistas proponen gravar al sector con una alícuota del 0.5% a partir de los $10 M de facturación anual, y con 1% desde los $20 M en adelante. Mientras que para la Construcción, el proyecto establece una alícuota del 2.5% para las empresas que facturen más de $2 M.
La Federación Agraria rechaza Ingresos BrutosLos dirigentes santafesinos de la Federación Agraria Argentina (FAA) mantuvieron ayer en Rosario una reunión en la que resolvieron su postura negativa en cuanto a la posibilidad de que se incorpore al sector al pago de Ingresos Brutos.”Los pequeños y medianos productores no tenemos que pagar el déficit fiscal de la Provincia. Siempre que hay números rojos los gobiernos manotean la caja de estos productores que ya están aportando bastante al fisco”, dijo el secretario gremial de la FAA, Omar Príncipe, en contacto con punto biz.Así las cosas, desde la entidad rural ya entraron en comunicación con los jefes de los distintos bloques de la Legislatura. En principio, buscarán que se promueva la segmentación del sector agropecuario a la hora de tributar. “Deberían cobrar Ingresos Brutos a los productores que facturen por lo menos $10 M”, aportó Príncipe.Por otro lado, clara está la postura de los industriales ante cualquier tentativa de gravar al sector con Ingresos Brutos. En este sentido, Carlos Garrera, presidente de Fisfe, dijo: “Nuestra opinión ya está explicitada, y seguimos sosteniendo lo mismo que una década atrás, la industria no tiene que pagar Ingresos Brutos porque es un impuesto distorsivo”. Por último, el industrial agregó que la entidad no hará nada ante este nuevo avance en la Legislatura: “Esperamos que los representantes del pueblo sean fieles con los intereses de la provincia”, deslizó Garrera.La postura en el sector de la Construcción tampoco varió. Desde la filial rosarina de la CAC, insisten que están dispuestos a pagar Ingresos Brutos “siempre y cuando sea con una alícuota razonable y la misma que para la Industria, y que aumenten las obras públicas”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *