11 de marzo de 2010 06:46 AM
Imprimir

Aseguran que la Argentina aún está a tiempo para recuperar el liderazgo mundial en girasol

La Argentina puede volver a ser el primer exportador mundial de girasol: hay que alcanzar las 6 millones de toneladas de grano para lograr excedentes similares (en aceite) a los que muestra Ucrania para 2010". Así lo indicó Jorge Ingaramo, asesor económico de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir).

"Se requiere la eliminación de las retenciones para la industria y una adecuada protección a su valor agregado, con un mínimo impuesto a la materia prima. Ello implicaría un precio al productor 48% superior (al cual). Se está a tiempo para que volvamos, en un par de años, a ser los primeros", indicó Ingaramo a través de un comunicado.

La Argentina fue el primer exportador mundial de aceite y pellets de girasol hasta 2006/7. "Si se vuelven a producir 6,0 M7toneladas y se industrializa todo, manteniendo el consumo interno, nuestro país se ubicaría en el primer puesto. La obtención de 2,5 M/t de aceite, dejaría un saldo exportable de 2,1 M/t, exactamente igual al de Ucrania, en 2010", apuntó el especialista.

"Recordemos que nuestro país y Ucrania en 2006-07 representaban el 35,8 y el 33,2% de las ventas externas mundiales, respectivamente. En harinas, las cifras eran, para cada uno, del 35,5 y el 30,9%2, añadió.

"En el caso del aceite, este año podríamos producir unas 870.000 toneladas, con un saldo exportable de 483.000 toneladas, representando apenas el 12,7% de las ventas externas. Ucrania y la Federación Rusa alcanzarán 55,2 y 15,8%, respectivamente", explicó Ingaramo.

El competidor del girasol, el aceite de colza, se destina cada vez más a la elaboración de biodiesel. En los últimos cinco años la Unión Europea pasó de un consumo industrial de aceite de canola de 2,59 a 5,79 M/toneladas; se espera que alcance las 6,3 M/t en 2010.

Las últimas dos campañas no fueron buenas en La Argentina, por el clima y la discriminación tributaria que sufrió el cultivo. "Muchos piensan que los productores no vuelven más al girasol. Pero, con una mínima retención, que sólo proteja el valor agregado de la industria y sin trabas en la comercialización, el precio al productor crecería 48% y se podría intentar el regreso del cultivo a mejores zonas productivas, en las cuales fue desplazado", indicó Ingaramo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *