11 de marzo de 2010 11:02 AM
Imprimir

La devolución de retenciones al trigo y maíz

Es un impuesto que recauda grandes masas de dinero con facilidad, ausente de controles, pero también conocido por sus efectos negativos por desalentar la producción, así como otras críticas vinculadas a la inequidad manifiesta que produce.

Las polémicas retenciones, son un impuesto de tipo instantáneo sobre los ingresos y por tanto no contemplan los resultados positivos o negativos que pueden haber obtenido los productores agropecuarios. Este instrumento fiscal, lejos está de contemplar los gastos afrontados para la siembra, los costos de fletes, economías de escala de cada productor, gastos de cosecha y comercialización. Está claro que cada productor, aún cuando cosechen y vendan una misma cantidad, obtendrá una rentabilidad diferente.

A precios internacionales estables,- aún en moneda extranjera con cotización relativamente fija-, la carga porcentual sobre las rentas aumentará, pues los costos en épocas de inflación como la actual se incrementan -y difícil resulta una negociación con proveedores para su disminución-, erosionando paulatinamente las ganancias del productor. La inestabilidad climática que afecta a los rindes agrícolas, merece considerar esencialmente el impuesto a las ganancias que de generarse quebrantos son trasladables a ejercicios futuros, en cambio las retenciones una vez ingresadas al fisco pagadas están.

Las emergencias por sequía o inundaciones llevaron a disponer -por parte del Ministerio de Agricultura- la devolución de retenciones a los pequeños y medianos productores.

Será la Oncca el organismo encargado de liquidar y disponer los pagos, así como de dictar las normas reglamentarias e interpretativas, aunque intervendrá la AFIP para verificar que no existan deudas liquidas exigibles al contribuyente en cuestión. Además se dispone la creación de la Unidad de Coordinación de Compensaciones, lo cual da una idea de la complejidad que puede arrastrar todo el proceso de devolución. Los beneficiados por el régimen son quienes por el ciclo de cosecha 2009/2010 hayan producido hasta 800 t anuales de trigo y 1240 t de maíz, cualquier gramo en exceso producido los deja fuera del reintegro. La percepción de la devolución será directa con depósito en la cuenta bancaria por la CBU informada.

El “beneficio” será equivalente al valor del derecho de exportación que corresponde cobrar en función de las cantidades que se declaren. Se define como la diferencia entre el Precio FOB oficial vigente al cierre de la venta y el Precio FAS teórico más costos de carga a buque. En definitiva es la tasa de retenciones que se ha ingresado.

Para acceder al reintegro de este impuesto se debe presentar ante dependencias del ONCCA -dentro de los 90 días de comercializado los granos o su acopio- la documentación pertinente junto al formulario especial de compensación -bajado de internet- con su firma legalizada por escribano. Por su parte el Ministerio de Agricultura confeccionará el “Padrón de Productores” que será girado al ONCCA para la liquidación de compensaciones.

Está previsto pagar los reintegros antes del 31 de Diciembre, lo cual no es del todo alentador.

Entre los requisitos indispensables está, encontrarse inscriptos en el Registro Fiscal de Operadores de Granos AFIP con el constante riesgo que vive el productor de quedar suspendido o excluido ante la mínima infracción de orden material o formal. Tampoco deberán mantener deudas liquidas y exigibles, ni impositivas ni de aportes o contribuciones de seguridad social. De existir deberán proceder a cancelarlas -presentando nota ante ONCCA con su detalle- para aplicar la compensación.

Vemos como un buen comienzo este reconocimiento a favor de los pequeños productores de trigo y maíz, pero advertimos que seguramente habrá sociedades regulares y de las otras que habrán producido y vendido mayores toneladas quedando fuera del beneficio a pesar de ser varios los que la componen y explotan dichas tierras.

Abrigamos la esperanza -a pesar de lo complejo que parecen los tramites- que se concreten en tiempo y forma el reintegro que se estima de hasta u$s 32.0000 a unos 27.000 productores.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *