13 de marzo de 2010 07:47 AM
Imprimir

Hay más diputados del agro que de la CGT

Ricardo Buryaile

¿Qué pueden esperar los productores de la Comisión de Agricultura? -Toda la vocación y todo el conocimiento para solucionar en algo los problemas. Podemos ayudar a delinear el marco para que se pueda tener una política de largo plazo. Es mucho lo que hay que hacer pero no lo puede hacer sólo el Congreso. Si pensamos que la solución pasa por los agrolegisladores estamos equivocados. Somos doce tipos en 257, éste es el primer punto. Igual, somos más que los de la CGT aunque le duela al compañero [Hugo] Moyano. Lo que tenemos que hacer es instalar los problemas, debatirlos y asesorar a colegas de bancada, a otros que están en la oposición y e incluso a algunos del oficionalismo. -En estas circunstancias, ¿es alto el riesgo de defraudar las expectativas? -Las expectativas son altas y también es el precio que vamos a pagar. Uno tendrá que explicar cuánto de lógico tienen las expectativas, por eso es muy importante el contacto con la gente. Debe haber cientos y miles de diputados que pasaron por la Cámara y que nunca pudieron plasmar un proyecto, ojalá no seamos nosotros.Tenemos que abocarnos a la labor legislativa en una Cámara en la que hay más de 40 bloques, hay que consensuar visiones distintas. Lo que seguro se va a hacer es que se van a instalar los problemas del sector agropecuario. -¿Cuáles son las prioridades? -Dentro de lo que es urgente está el papel de la Oncca [Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario]. El problema es el exceso de facultades que se le ha dado. La Oncca no debe desaparecer sino contribuir a un conocimiento científico de lo que está pasando en el sector agropecuario. Estamos viviendo en un país con burocracia más que con registros. El nuevo rol que le han dado a la Oncca lejos de contribuir perjudicó a la producción y a todos. Otro tema es granos en general, y el trigo en particular, porque su situación es dramática. En el caso del maíz, esperemos que lo anunciado por la Presidenta se cumpla, en cuanto la baja de retenciones por la suba de la producción. Lo del girasol es serio y el panorama en ganadería dramático en cuanto a la producción. Y también hay un punto central que tiene que ver con las asimetrías entre las distintas regiones del país. No es lo mismo producir en Formosa que hacerlo en la pampa húmeda o Cuyo y, sin embargo, el tratamiento del Estado a esos productores es igual.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *