13 de marzo de 2010 07:57 AM
Imprimir

Expoagro 2010 : Un mundo de negocios

La buena cosecha que se espera alienta al sector. La feria mostró que la demanda ya se empieza a recuperar

Expoagro 2010 dejó la sensación de que el clima de negocios comienza a despejarse y proyecta buenas perspectivas para todo el 2010, siempre y cuando "El Niño" no se pase de rosca, y la soja y el maíz terminen en la tolva. Después de un 2009 muy trabado, los gerentes de las empresas de maquinaria agrícola, y los organizadores de la muestra, destacan que en Baradero se volvió a palpar el ritmo de una "demanda firme", que tiene compromiso de compra y que no viene sólo a decir "estoy mirando".

Alejandro Clot, gerente técnico y comercial de Expoagro, le contó a Clarín Rural que en los stands de sembradoras, tractores y pulverizadoras los diálogos eran "bien finitos". "Los productores pidieron datos concretos, consultaron la financiación con lupa y mostraron voluntad cierta de cerrar las operaciones", describió. Por eso no sorprende que John Deere haya vendido 90 tractores, 6 cosechadoras y muchas sembradoras y pulverizadoras en la megamuestra.

"En total concretamos 180 operaciones. Además, muchos productores están esperando recolectar la cosecha para cerrar una compra que ya tienen planificada", aseguró Fernán Zampiero, gerente de la División Ventas de la marca del venado. En el stand de New Holland también hubo mucho movimiento. Recibieron más de 400 consultas y se estima que en los próximos días se cerrarían 35 negocios (y entre un 15 y un 20% más en los meses que vienen, según la experiencia acumulada de estos últimos años). "Percibimos un alto nivel de optimismo, hay buenas expectativas para este año", afirmó Amaurí Fagundes, gerente comercial para Argentina de la marca.

En todos los stands se destacó que la gente vino con buenas expectativas económicas, con la intuición (por la buena cosecha) de que es un año para recuperarse y volver a crecer. Este es un factor central para estimular las ventas. Claas, por ejemplo, firmó 8 boletos de compra de cosechadoras Lexion y Tucano.

Además, iniciaron contactos con nuevos clientes, comentó Alejandro Rebuchini, gerente de Ventas de la firma alemana. "Realmente estamos muy conformes con los resultados de la exposición, por la calidad del público visitante, las consultas que recibimos y, sobre todo, por la visita de nuestros propios clientes, cosa muy importante para nosotros, porque nos gusta que se sientan parte de nuestra familia", precisó.

En el sector de Case IH, las ventas de cosechadoras y tractores estuvieron por encima de los promedios que obtuvieron en las exposiciones anteriores. "Los productores están de buen ánimo y tienen interés por renovar su maquinaria agrícola", señaló Christian Lancestremere, gerente comercial de la marca para la Argentina

A las marcas nacionales no les fue nada mal. El mercado de sembradoras ya se había recuperado en primavera, con las lluvias que terminaron con "la seca", y las tolvas se vendieron fuerte durante el verano. Por ejemplo, una fábrica tradicional como Cestari (Colón) vino a Expoagro con las entregas al límite. "Es que en febrero el teléfono volvió a sonar", reconocían desde la empresa.

Enrique Bertini (hijo), que hace sembradoras en Rosario, le confesó a Clarín Rural que quedaron muy conformes con el movimiento comercial. "Estamos muy contentos, casi no se tocó el tema político, hablamos de negocios y se normalizó el ambiente productivo", opinó. Para este empresario, lo importante es la actitud. Cuenta que en la muestra los productores miraban el modelo, consultaban las prestaciones y después se iban a los stands de los bancos para preguntar las alternativas de financiación. Este es un buen termómetro para saber que los presupuestos que se hacían eran analizados bien en serio.

Otra firma nacional, Apache, logró cerrar 15 operaciones directamente en Baradero. "El mercado interno está empezando a moverse bastante. Creemos que va a ser un año superior, comparado con 2009, porque la cosecha viene muy bien y hay líneas de crédito disponibles desde los bancos y las fábricas", planteó Fernando Porcel, gerente de Comercio Exterior de la firma de Las Parejas.

En el stand de PLA (las Rosas) se vendieron pulverizadoras por 2,5 millones de pesos y además armaron otros 300 presupuestos, comentó Marcelo Cavaglia, gerente de Marketing de la empresa. "Mucho movimiento, muchas visitas, muchas cotizaciones y ventas; hay entusiasmo y el mercado interno se está reactivando", fue el resumen que hizo Daniel Polako, concesionario de Mainero en Bahía Blanca. La empresa cordobesa sobre todo vendió mixers verticales, segadoras de arrastre y tractores.

A Jorge Médica (Yomel) lo sorprendió la energía positiva que hubo en la muestra. "La verdad es que no esperábamos una respuesta tan rápida y concreta de parte de los productores. Hemos cerrado operaciones durante los cuatro días de la muestra", aseguró. En el stand de Yomel se requirió mucha información sobre las novedades tecnológicas de la agricultura de precisión, una tendencia que viene pisando fuerte. Por ejemplo, en el predio de D&E (agricultura de precisión) recibieron a 1.800 personas y realizaron 210 presupuestos. "Sobre todo se mostraron interesados por los pilotos automáticos, los banderilleros satelitales y los monitores de rendimiento que están en un pico de demanda estacional", explicó Matías Abadie, gerente comercial de la empresa.

La gente de Vassalli Fabril (Firmat) también se fue de Baradero con un buen pálpito. "Hay perspectivas favorables y un ánimo diferente, pero los productores están esperando hacerse del grano para tomar decisiones", coincidió Raúl Díaz, gerente general de Vassalli. Los meses que vienen, entonces, serán claves para saber si este proceso de recuperación, del que Expoagro fue una gran vidriera como centro de negocios, se consolida y vuelve a "traccionar" el desarrollo de la cadena agroindustrial.Interés por los créditos

Los números que se manejan en los stands de los bancos son un muy buen reflejo de los negocios que se hacen en Expoagro. El Banco Galicia estima que prefinanció operaciones por 50 millones de pesos. Es un número aproximado, porque muchos negocios se cierran en las próximas semanas. En el Standard Bank también calculan una cifra similar. En su stand se preacordaron cerca de 250 operaciones de leasing y préstamos prendarios por un valor que supera los 50 millones de pesos. En el caso del Banco Santander Río sobre todo destacan que se prefinanciaron 15 millones de pesos en créditos de largo plazo, entre muchas otras operaciones. "Eso nos permite inferir que la demanda de este tipo de planes financieros comienza a moverse", analizó Pablo Bullrich, gerente de Agronegocios. Las automotrices cerraron con un balance favorable. Por ejemplo, Nissan vendió 15 unidades de la nueva Frontier (en total, realizó 22 operaciones).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *